Judiciales y Policiales
Indignación policial

Abasto: se fugaron dos menores de un Instituto y los celadores no lo reportaron inmediatamente

Los adolescentes pidieron ir al baño, y al egresar del sanitario, corrieron hacia el fondo, saltaron un alambrado perimetral y se escabulleron entre los pastizales.

Un adolescente de 16 años, acusado de cometer un crimen en Lomas de Zamora hace casi 10 meses, se fugó junto a otro chico de un Instituto de Menores de La Plata, pero los celadores se tomaron su tiempo y denunciaron el escape horas después, informaron fuentes policiales.

La fuga sucedió este miércoles a las 10.20 de la mañana en el predio Nueva Esperanza de Abasto, cuando los dos menores se encontraban en el área educativa y pidieron ir al baño.

Un celador explicó que los dos adolescentes al egresar del sanitario, corrieron hacia el fondo, saltaron un alambrado perimetral y se escabulleron entre los pastizales.

El Centro Cerrado El Castillito se encuentra ubicado en 520 y 226, en el predio Nueva Esperanza, y un empleado de 51 años se presentó en la seccional Séptima de Abasto para radicar la denuncia de la fuga, por la tarde, lo que provocó indignación en la fuerza.

Los policías organizaron un operativo cerrojo con la intención de dar con los evadidos, pero no los encontraron.

Los fugados son dos menores de 16 y 17 años. El primero, alias “Martincito”, está acusado por el crimen de Lara Valentina Fernández, una adolescente de 17 años, a la que mató tras robarle el celular.

Según trascendió, Martincito fue papá hace unas semanas y su novia le llevó al bebé para que lo conociera en el instituto de menores donde estaba alojado hasta ayer.

A Martincito lo detuvieron el jueves 3 de marzo, con 15 años. No les hizo la tarea sencilla a los policías bonaerenses que fueron hasta la casa de su madre: se resistió y disparó con un revólver calibre 38. Terminó preso y en un hospital, con tres balazos en las piernas.

Por el asesinato de Lara ya había caído Cristian "Chula" Maidana de 23 años, horas después del crimen. El 28 de marzo atraparon a Alan Benjamín González, de 22.

Este último estaba trabajando con un tío en el Mercado Central. Tenía una cruz tatuada en la cara y es indocumentado. Se mantenía refugiado en la casa de su familiar.

De la banda solo queda un prófugo. Se llama Leandro Nicolás Strassera y recién cuatro meses y después del homicidio el Ministerio de Seguridad bonaerense publicó el ofrecimiento de recompensa -de entre 2.500.000 y 5.000.000 de pesos- para quien aporte datos sobre su paradero.

Difundieron una recompensa millonaria para atrapar al único prófugo de la banda que mató a Lara Valentina Fernández para robarle el celular en Lomas de Zamora.

El otro fugado es un adolescente de 17 años que se encontraba en El Castillito desde el 19 de julio pasado a disposición del Juzgado Juvenil número 3 de San Isidro.

Lectores: 108

Envianos tu comentario