Información General
El personal de salud en peligro

Violencia diaria en farmacia de Hospital Gutiérrez

La mayoría de los pacientes que acuden a la farmacia del Hospital Gutierrez-Diag.114 e/39 y 40- tienen severos problemas de salud y necesitan ayuda urgente.

Por Helmut Hans, especial para NOVA

La mayoría de los pacientes que acuden a la farmacia del Hospital Gutierrez-Diag.114 e/39 y 40- tienen severos problemas de salud y necesitan ayuda urgente. Se puede percatar ansiedad y trastornos cuando son adictos en recuperación o pacientes con inconvenientes psiquiátricos.

La atención es rápida, expeditiva y de buena manera pero el personal padece con frecuencia actos de vandalismo y agresión que vulnera la integridad física y psíquica de los empleados del nosocomio.

Según decenas de testimonios a diario padecen uso deliberado de la fuerza física y la prepotencia por parte de los pacientes que reclaman medicina de forma urgente, sin receta y de forma gratuita. Todo ello, en el personal de atención farmacológica, conlleva a un grado de clima de amenaza y prepotencia constante que causa lesiones físicas o daños psicológicos que no deben de afrontar.

Es por eso que la esfera laboral se ve alterada por los actos de violencia de no solo los que consumen alcohol, tabaco, drogas o pacientes con HIV sino también existe mucha prepotencia de los pacientes extranjeros. Sin hacer hincapié en ninguna nacionalidad en especial, los empleados temen a los asiáticos que acuden al nosocomio. No tienen empatía con el personal sanitario y gritan para una rápida atención. Su trato es frío y dictatorial. Exigen la inmediata resolución. Con formas bruscas y evasivas demandan toda la medicación de forma gratuita y ellos acuden en tremendas camionetas 4x4 o autos importados de último modelo.

Prevenir la violencia hacia la atención hospitalaria es posible fomentando la empatía, el respeto mutuo y la ley y el orden de la policía. Los empleados señalan que para agilizar la atención es necesaria comunicación, empatía y guardia policial las 24 horas.

Lectores: 340

Envianos tu comentario