Economía y Empresas
Precarización laboral

Trabajadores de una fábrica de jabones y velas denuncian a Unilever por trabajo ilegal

Los 23 obreros afectados realizarán una manifestación con corte de ruta en el acceso a la empresa para reclamar por las deudas y denunciarán la situación ante el Ministerio de Trabajo.

Más de veinte ex trabajadores de la fábrica de jabones y velas, que desde hace 30 años producían velas de parafina con exclusividad para la empresa multinacional Unilever Argentina S.A., denuncian precarización laboral, irregularidades en las contrataciones, falta de aportes y triangulaciones en las contrataciones para evadir obligaciones patronales.

El delegado Sebastián Ponce, uno de los trabajadores afectados, explicó: “Nosotros trabajamos desde comienzo de la década de los noventa solo para la empresa Unilever, pero nos pagaban sociedades intermediarias. Después de la pandemia Unilever les dejó de dar trabajo a las intermediarias y todos los obreros quedamos sin empleo. Nadie se hace cargo de las indemnizaciones y nos deben más de 15 años de aportes. Unilever fue el único que se benefició y la ley laboral los hace responsables”.

Los trabajadores están representados por el abogado laboralista Martín Moreno, quien explicó: “Efectivamente la ley de contrato de trabajo responsabiliza a las empresas que contratan a terceros para la realización de los productos propios. Unilever contrató durante 30 años los servicios de dos sociedades que precarizaron a los trabajadores y ahora tiene que responder por ellos. Unilever fue denunciada por una de las sociedades contratistas que tuvo que presentar quiebra y no pago a los trabajadores, también fue denunciada por la siguiente empresa, una cooperativa, y sigue sin hacerse responsable”.

Los 23 obreros afectados realizarán una manifestación con corte de ruta en el acceso a la empresa para reclamar por las deudas y denunciarán la situación ante el Ministerio de Trabajo de la Provincia. También piden la intervención del municipio.

Por último, Ponce señaló que “hemos llegado a instancias judiciales con la empresa y se negaron a contestar las demandas. Lo que sucede que la situación de precariedad es tan grande que de reconocer la situación entrarían en juego cuestiones penales. Acá hubo trabajo esclavo durante muchos años, estábamos en negro y sin ART y toda la producción iba solo para Unilever. Ahora son los que nos tienen que indemnizar. Hubo más de 20 juicios y salieron todos favorables a los trabajadores, pero ellos estiran los tiempos y somos nosotros y nuestras familias los perjudicados”.

Lectores: 1020

Envianos tu comentario