Política
Le sobran los billetes

Miguel Forte, el millonario sindicalista de Camioneros con chalet en Miami, 3 sueldos y 7 autos

Miguel "enanito verde" Forte (omitimos su segundo nombre porque de Ángel no tiene nada).
Como buen camionero, a Miguel "Fortuna" Forte le gusta andar sobre ruedas. Y para eso, no escatima en gastos: tiene 7 autos registrados a su nombre. A precios de mercado, unos 30 millones.

Una cara y la otra. Un partido y los otros. "Si no te gustan mis convicciones, tengo estas otras". Así es, siente y piensa el dirigente de los camioneros de La Plata, Miguel "enanito verde" Forte (omitimos su segundo nombre porque de Ángel no tiene nada).

Su salida del gabinete municipal de Julio Garro, anunciada esta semana pero formalizada el miércoles 29 de diciembre pasado, estuvo perfectamente en línea con su estilo de vida: mandó dos cartas de renuncia. Una al propio intendente, oficialmente y por mesa de entradas de la comuna platense, en términos coloquiales y sin excusas; y la otra durísima, diciendo que se va porque no puede estar en el equipo de trabajo de un intendente que desprecia a los sindicatos, se la envió a medios de comunicación locales.

Miguel Forte es, según lo definieron ante VisionPolitica.info varios colegas que lideran sindicatos importantes con sede en La Plata, "un chanta, individualista que no respeta acuerdos gremiales colectivos; un pusilánime que vive con sus labios posados en los pies de Moyano, pero al que no dudaría en traicionar si pudiera. Y lo que no faltó en las descripciones de todos los referentes sindicales consultados fue la palabra "cagón", para definir al enanito verde de La Plata.

Como buen camionero, a Miguel "Fortuna" Forte le gusta andar sobre ruedas. Y para eso, no escatima en gastos: tiene 7 autos registrados a su nombre. A precios de mercado, unos 30 millones. Como todo petiso, muy bien dotado (en materia de vehículos).

Cobra tres sueldos permanentes: uno en la Municipalidad de La Plata, como concejal antes y en los últimos dos años como secretario de Transporte (ahora dejará de percibirlo) son unos 184 mil pesos; otro del Sindicato de Camioneros, con un sueldito de 158 mil pesos y el último de una empresa relacionada con su actividad (Ecohabitat S.A.); allí percibe unos 326 mil pesos. En total cobra unos 668 mil pesitos mensuales.

Pero aún así, nuestro querido Miguelito no cobra tanto como para poder tener las propiedades que posee, tanto en el país como en el exterior. Por ejemplo, tiene un departamento en CABA que puede llegar a costar unos 200 mil dólares.

Un importante chalet en Miami cuya tasación real sería de unos 400 mil dólares (aunque valuación la fiscal el año pasado sea de 270 mil).

Y tendría también una sociedad offshore activa en Brasil con un socio.

Ante ARBA, el ente de recaudación provincial, está en categoría 3 (pre judicial). Participa de sociedades con serios problemas impositivos, con deudas en AFIP, Arba y cheques rechazados. Tiene varios juicios en su contra, tanto a nivel personal como el sindicato que conduce hace dos décadas. Treinta y seis juicios (36) pendientes.

Su esposa, Liliana Castro, cobra un sueldo importante de la Municipalidad de La Plata y su hijo Carlos Alberto Forte cobra sueldos en la Municipalidad de La Costa y en la millonaria empresa de recolección de basura Covelia S.A. (eternamente ligada de los Moyano). Su hija Nora Virginia Forte cobra un suculento sueldo en el Sindicato de Camioneros y su otra hija, Flavia Giselle Forte, tiene tres trabajitos: uno en la Municipalidad de La Plata (gran proveedora de trabajo de la familia Forte), en organización de servicios privados y en la Asociación de Ayuda Mutua de Choferes de Camiones (una especie de lavandería de dinero o cueva financiera del sindicato).

El zig-zag al volante es una cruel característica del camionero millonario y viene de hace dos décadas en su trayectoria política. Empezó cuando vino circunstancialmente a La Plata a principios de siglo XXI para encabezar la normalización del gremio verde, debido al delicado estado de salud de Daniel Díaz, el entonces titular de Camioneros La Plata.

Luego de un tiempo a cargo de la intervención, logró legitimidad a través del voto de los afiliados (en el sindicalismo vernáculo, el que maneja la caja, GANA), para ocupar la secretaría general hasta la actualidad. Todo por directiva de Hugo Moyano, su líder incondicional, que también le encomendó incursionar en la política local.

Cabe destacar que el primer paso en las movedizas arenas del mundo político local lo dio en el vertiginoso año 2009, participando en la lista que armó el entonces intendente "bidonero" Pablo Bruera. En el 2013, año de la trágica inundación, para despegarse del fracaso bruerista su intención fue ir con el Frente Renovador massista.

Pero para su desgracia, Moyano volvió a meter la cola (y el dedo). El acuerdo del líder cegetista nacional con Francisco De Narváez bajó a los distritos y Forte tuvo que retroceder en varios acuerdos oscuros que ya tenía anudados.

La jugada del actual presidente de Independiente lo desacomodó momentáneamente, porque lo corrió de la escena política: le impidió la reelección como concejal platense. Pero en 2015 el enanito verde volvió a la política institucional desde el punto donde la había dejado. Ahora sí con el massismo; fue parte del espacio que ganó una interna de cinco candidatos, acompañando a José Ramón Arteaga y Luciano Sanguinetti.

Enojado con el rumbo del peronismo, en 2017 eligió un armado vecinalista para encabezar una lista de diputados provinciales que ni siquiera superó las PASO. Aquello fue el punto más crítico de su carrera y el comienzo del fin. Hubiera necesitado seis mil votos para alcanzar al 1,5 por ciento, pero no pudo llegar siquiera a los cuatro mil.

Con ocho años de concejal a cuesta, Forte intentó en 2019 lograr el mejor acuerdo para conseguir la permanencia en un esquema con representación institucional en la ciudad, pero la apuesta le salió mal.

Por eso, valiéndose de una previa relación entre Hugo Moyano y Julio Garro, Fortesito se coló en el gabinete del hombre al que había criticado sin miramientos desde su llegada al municipio cuatro años antes. Cazó la Secretaría de Transporte, metió varios funcionarios de su entorno en cargos relevantes y estableció un carnaval de contratos para que hubiera muchos "camioneritos felices".

Ahora, enojado como chico que le escondieron el juguete, el enanito verde saló a decir públicamente que no podía seguir siendo parte de un gabinete en el que el intendente quiere destruir a los sindicatos. Justo cuando la supuesta víctima del #GestaProGate es el Pata Medina, un sindicalista al que siempre despreció profundamente, aunque escondiera ese horrible sentimiento por miedo (todo el mundo sindical asegura que "Miguelito es tremendo cagón").

Lectores: 249

Envianos tu comentario

Nombre:
Correo electrónico :
Comentario: