Información General
Integración y servicio a la comunidad

La inédita experiencia literaria y musical en una cárcel que beneficiará a un Jardín Maternal de Los Hornos

Las canciones creadas podrán ser escuchadas por 84 niños de un Jardín Maternal de La Plata.
A través de un código QR anexado a títeres, esas canciones podrán ser escuchadas.
El libro está conformado por seis cuentos-canciones ilustrados: “La rana”, “Los bichos bolita”, “Mariposa por un día”, “Caballo Alazán”, “El colibrí” y “Paloma Viajera”.
Se destacó también se confeccionaron títeres artesanales de dedo, como soporte visual para la interpretación intimista de los cuentos.
La Banda de Música del SPB realizó un concierto didáctico durante la entrega del material.
Los presentes pudieron ser parte de la inauguración de un mural con ilustraciones infantiles, que fue ideado y pintado por las propias privadas de libertad.

Madres privadas de libertad de una cárcel de Los Hornos, junto a integrantes de la Banda de Música del Servicio Penitenciario Bonaerense (SPB), llevaron adelante una inédita experiencia: las internas escribieron cuentos infantiles, le pusieron música y, a través de un código QR anexado a títeres, esas canciones podrán ser escuchadas por 84 niños de un Jardín Maternal de La Plata.

El novedoso emprendimiento se desarrolló en la Unidad 33, en el marco del programa Cantoencuentros, que cuenta con el aval del Ministerio de Justicia y Derechos Humanos de la provincia de Buenos Aires.

Los cuentos transformados en canciones conformaron un libro titulado “Entre bichos, poesías para cantar” y esa producción, que contó con la colaboración activa de la Dirección de Niñez en Contexto de Encierro del SPB, fue entregada este lunes a autoridades del Jardín Maternal, el que funciona en 62 entre 152 y 153, donde entre los 84 alumnos se encuentran doce hijos de hasta 4 años de internas alojadas en la Unidad 33.

El libro está conformado por seis cuentos-canciones ilustrados: “La rana”, “Los bichos bolita”, “Mariposa por un día”, “Caballo Alazán”, “El colibrí” y “Paloma Viajera”.

Cada canción posee un código QR propio, que permite al lector acceder a las canciones especialmente interpretadas y grabadas por las privadas de libertad, a través de un teléfono móvil.

Se destacó también se confeccionaron títeres artesanales de dedo, como soporte visual para la interpretación intimista de los cuentos, que también poseen un código QR con la canción que representa a cada personaje.

La experiencia contó con la supervisión y el acompañamiento de la directora de Niñez en Contexto de Encierro del SPB, Andrea Bartolomé y de la licenciada en Terapia Ocupacional, Teresa Iribar, junto a la Banda de Música del Servicio Penitenciario Bonaerense.

Iribar explicó que “fue un año de trabajo donde participaron las privadas de libertad, que son madres junto a las internas de población general. El libro tiene seis canciones que las mamás hicieron para los niños y además posee material didáctico, para que las maestras del jardín puedan trabajar en clase”.

En tanto, Bartolomé, agregó que “para nosotros este proyecto es fundamental, porque permite a las mamás participar de la dinámica del Jardín Maternal al que asisten sus hijos, ya que ellas no pueden asistir”.

María es una de las internas que participó activamente de la propuesta. “Para mí es algo mágico. Yo en contexto de encierro puedo trabajar para mis nietos. Hago disfraces, canto canciones. Para mí, una canción infantil significa un mundo feliz que abre puertas más allá de nuestra realidad y siempre debemos trabajar para la felicidad de los niños”, dijo.

También Margarita, privada de libertad, comentó: “Yo tengo tres sobrinos que van a disfrutar este día y solo puedo decir que la palabra que define todo esto es alegría, esta experiencia nos remite a todas a nuestra infancia”.

En la entrega del libro y los títeres con el código QR a las autoridades del Jardín Maternal, la Banda de Música del SPB realizó un concierto didáctico. Eleonora Malbrán, de la Banda de Música del SPB, indicó que “esta muestra es el resultado de la fusión de dos proyectos que se coordinaron entre las direcciones de Niñez y de nuestra Banda de Música”.

“Tocamos las canciones que compuso el pabellón 6 de madres durante el transcurso del año 2021, canciones infantiles que hemos grabado. A partir de un taller lúdico que realizó la Dirección de Niñez se crearon los títeres de dedos que surgieron de estas canciones que ahora están en el QR”, expresó.

En la ocasión se anunció el inicio de otro proyecto conjunto: un taller de música infantil.

La iniciativa, que se desarrolló durante el 2021 en un pabellón materno infantil, donde conviven madres con sus hijos de hasta 4 años y personas gestantes, continúa este año.

La directora del Jardín Maternal 4, Sara Bianco, se mostró muy emocionada y agradecida por el regalo “que llenará de alegría a los niños”. La jornada, que se desarrolló al aire libre, contó también con la música que brindaron los integrantes del Taller de samba del Centro Cultural Sudaka.

Asimismo, los presentes pudieron ser parte de la inauguración de un mural con ilustraciones infantiles, que fue ideado y pintado por las propias privadas de libertad.

Estuvieron presentes, además de los mencionados, las autoridades de la Unidad 33: su directora Paola González, los subdirectores Walter Pérez, Amílcar Rivero y Natalia Alarcón, junto a la Subdirectora General de Políticas de Género, Soledad Soubercazes.

También estuvo la directora general de Institutos de Formación y Capacitación, María Luján Arbe; la directora de la Escuela de Cadetes, María José Anaya, acompañados por los integrantes de la Banda de Música del SPB, a cargo de la jefa del departamento Musical, Mariana Larrubia.

Lectores: 137

Envianos tu comentario