Economía y Empresas
Vivir con inflación

El pan ya se vende entre 900 y 1.100 pesos el kilo en la ciudad

Desde este viernes el precio del pan está un 25 por ciento más caro y el kilo ya se vende en una franja que va de los 900 a los 1.100 pesos.

Desde este viernes el precio del pan está un 25 por ciento más caro y el kilo ya se vende en una franja que va de los 900 a los 1.100 pesos. En las panaderí­as platenses consultadas se informó que se hizo imposible no trasladar al precio los aumentos que experimentaron los insumos.

En el sector se informó que el encarecimiento de insumos, especialmente la harina, hizo que el precio no se pudiera contener más. También se mencionó la escasez de algunas materias primas para su elaboración.

Se aclaró que la suba obedeció principalmente al alza del precio de la bolsa de harina. Por eso, el kilo de pan llegó superar la barrera de los 1.100 pesos en la mayoría de las panaderías. Mientras que las que pueden acceder a la harina subsidiada, lo venden más barato, se indicó.

Las panaderías que acceden a la harina subsidiada ofrecen el pan a 750 pesos el kilo, pero en La Plata son muy pocas.

El panadero Carlos Proia, al frente de un comercio cercano a la Terminal, sostuvo que desde esta semana aumentó el pan flauta a 900 pesos el kilo y a 1.000, el kilo de miñón.

“Todos los días sufrimos el aumento de los insumos, la bolsa de harina estaba 6.700 pesos y se fue a 7.600 pesos”, dijo el panadero.

El comerciante enumeró que aumentaron mucho la margarina, la grasa, los huevos, el dulce de leche y el de membrillo, entre otros insumos.

Con relación al pan dulce, Proia sostuvo que aún no sabe a cuánto se va a vender para las fiestas, pero estima que el especial rondará los 10.000 pesos.

“La fruta seca está cara y hay muchos insumos importados, las almendras y las cerezas, por ejemplo, son importadas de Chile”, explicó Proia.

En su local aún se mantiene el precio de las facturas a 2.000 pesos la docena y apuntó que “más cara no se puede vender por el bajo poder adquisitivo de la gente”.

Proia agregó que mientras tiempo atrás se vendía por docena, ahora la gente compra de a 4 o 6 unidades.

Hay que destacar que el Gobierno nacional definió un incremento del 8,9 por ciento en los precios de referencia de la harina común 000 a la salida del molino.

De ese modo, el precio de las bolsas de 25 kilos quedó establecido en 2.825 pesos, frente a los 2.594 que estaban vigentes desde el 11 de septiembre.

Los panaderos consultados coincidieron en que el 25 por ciento de aumento se dio tras cuatro meses en los que el precio del producto se mantuvo estable.

Es que en muchos casos se absorbía el impacto de la inflación a costa de las ganancias, pero con el aumento de la harina y de toda la materia prima, se hizo insostenible.

Mientras hace algunas semanas la harina no subsidiada se pagaba entre 4.800 y 4.900 pesos, en las últimas horas pasó a cotizar cerca de los 8 mil pesos.

Además, se destacó que desde hace varios meses, cuando la inflación comenzó a registrar los dos dígitos, todos los insumos se fueron disparando.

También cambió la modalidad de ventas, se pasó de despachar por peso a vender por suma de dinero. En ese contexto, se multiplicaron frases, como por ejemplo, “dame 300 pesos de pan flauta”.

En suma, el deterioro de la capacidad adquisitiva de los clientes pegó fuerte en las panaderí­as, aunque también se habló del cambio de hábitos que lleva a que muchos abandonen las harinas refinadas.

Si bien impacta el aumento en el precio del pan, en los comercios locales se destacó que no quedaron afuera de los “ajustes”, las facturas, los bizcochos, las pre pizzas, las masas y otros productos de elaboración.

En ese contexto, se opinó que el pan dulce especial de panadería no estará por debajo de los 8.000 pesos, porque lleva frutas importadas. Otros, calculan que promediará los 10.000 pesos.

Lectores: 426

Envianos tu comentario