Panorama Político Platense
El escenario político

Sigue la novela dentro de la Juventud PRO y hay malestar por el funcionamiento del PJ

La diputada bonaerense de Juntos, Julieta Quintero, quedó fortalecida dentro del armado que reporta a Julio Garro, mientras Fernando Ponce va en caída libre. (Dibujo: NOVA)

Los coletazos de la novela dentro de la Juventud PRO de La Plata siguieron inundando los corrillos políticos en la semana que termina, tal como lo informó NOVA oportunamente, en bien estalló el escándalo que dejó en el ojo de la tormenta al ex titular del Concejo Deliberante platense y referente venido a menos de ese espacio, Fernando Ponce.

Después de manifestar su disconformidad en un grupo de WhatsApp por los desmanejos de Ponce, la diputada bonaerense Julieta Quintero Chasman quedó fortalecida puertas adentro de ese espacio, vital a la hora de consolidad la estructura de poder local del intendente Julio Garro.

Las piezas del espacio de militancia juvenil de los amarillos se desacomodaron a tal punto de que el dirigente que supo ocupar la principal oficina del primer piso del Palacio Municipal salió catapultado de ese núcleo y las de esa explosión se dispersaron a tal punto que hasta se habló de la salida del Gabinete municipal de otro integrante del sector, Agustín Scotti, quien habría amenazado con renunciar a la secretaría, especie que fue publicada por el portal local Diario Full y según supo este medio generó gran malestar en Calle 12.

A tal punto el conflicto interno se ramificó que hasta se habló de la posibilidad de que el bloque de Juntos en el Concejo (que tiene una variopinta composición de 14 ediles, con preponderancia garrista), “se rompa” a pedido del propio Scotti, quien le habría demandado a la edil Romina Cayón un “gesto de acompañamiento” que obviamente hubiera dividido las aguas en el armado legislativo del oficialismo local.

Más allá de los rumores, movidas y trascendidos, lo cierto es que quien quedó empoderada fue la legisladora Quintero, que barrió como escoba nueva con el “componente residual” de apellido Ponce (así lo describió un allegado al garrismo) y se convirtió en la nueva mandamás de la Juventud PRO, quien desde el útero mismo del garrismo puro sigue amasando poder aferrada a su flamante banca en la Cámara baja bonaerense.

Los “quinteristas” más optimistas, entusiastas, hasta se animan a catapultarla de cara a la sucesión de Garro en el Palacio Municipal, empresa para la que, no obstante, la dirigente “todavía no estaría preparada”, aunque en materia de imposibles en el ajedrez político de la capital bonaerense nada puede descartarse.

Malestar con el PJ

Con flamante conducción, en manos del referente camporista Ariel Archanco (también ocupante de una banca en Diputados), el PJ de La Plata todavía presenta cortocircuitos internos.

En las últimas horas, trascendió un fuerte malestar con el funcionamiento de la institución de Calle 54 por parte del subsecretario de Participación Ciudadana del ministerio de seguridad bonaerense Pablo Fernández, hombre próximo a Sergio Berni.

Con un fuerte trabajo territorial en delegaciones populares como Altos de San Lorenzo y Villa Elvira, Fernández pertenece a una de las vertientes del justicialismo local que, como el alakismo, no integró en lugares expectantes la nueva conducción, que sobre el cierre de los comicios partidarios, fue “digitada” por la propia vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner, dejando al camporismo como punta de lanza y a varios espacios disconformes o con un pie adentro y otro afuera del armado, tal el caso del bruerismo.

Lectores: 193

Envianos tu comentario