Judiciales y Policiales
Hermana de un militante desaparecido

Sara Agüero, en el Juicio por la Verdad: “Preferimos morir libres a vivir esclavos”

En la audiencia se trataron las causas San Pedro y López y, a partir del testimonio de una declarante, se abrirán dos legajos por la desaparición de Américo Agüero y Eva del Jesús Gómez de Agüero.

Cuatro testigos se presentaron en la Cámara de Apelaciones de La Plata para completar la décima jornada del año del Juicio por la Verdad. Se trataron las causas San Pedro y López y, a partir del testimonio de una declarante, se abrirán dos legajos por la desaparición de Américo Agüero y Eva del Jesús Gómez de Agüero.

Pedro Luis Tagliavini declaró sobre el legajo de sus ex compañeros de la línea de colectivos 520, Raúl Oscar y Eduardo Daniel San Pedro. El primero era mecánico y el segundo, chofer. El testigo, que también estuvo secuestrado, precisó: “Cuando fui trasladado, viajé con el mecánico en la camioneta. Yo vi cómo lo mataron a San Pedro”.

Para no vivir esclavos

Sara Beatriz Agüero era la hermana y cuñada de Américo y Eva del Jesús, militantes desaparecidos de la JTP. El muchacho, cuyo apodo era “Emilio”, fue echado de SIAM y su esposa, “la Colorada” era delegada de una fábrica de calzados. Gracias al testimonio, se abrirán dos legajos sobre sus causas.

-Están llevando gente- Sara Beatriz quería ayudar a Américo y Eva- Vayansé a Brasil.

-Preferimos morir libres a vivir esclavos.

La hermana de Agüero sabía esa información gracias a que su sobrino era oficial de la Provincia de Buenos Aires. Y no se había equivocado, ya que “se los llevaron el 31 de agosto de 1977, los vinieron a buscar a mi casa con armas de fuego”, explicó la jubilada de 67 años y agregó que los tres autos en los que se trasladaban fueron identificados. “Sabemos que intervino el Regimiento 7 de Tablada y la policía”, detalló.

Como la pareja no se encontraba en esa casa, ya que hacía seis meses que residían en Almirante Brown, se llevaron de rehén al padre de Sara Beatriz y Américo para que los condujera hacia aquel lugar. Eva del Jesús, embarazada de dos meses y medio, estaba sola porque su marido se había ido a trabajar. Destrozaron su hogar y la esposaron apuntándola. “Después llegó mi hermano y también se lo llevaron”, explicó Sara Beatriz. En ese momento, los secuestradores se dirigieron al padre:

-A partir de ahora, usted es el responsable de esta casa.

Luego, regresaron al primer domicilio a buscar a la gente que custodiaba. “A las veinticuatro horas se hizo la denuncia en Adrogué, después en el Pozo de Banfield, en La Plata, Naciones Unidas, la CONADEP”, comentó la declarante.

Además, manifestó: “Un cabo de la Policía Federal aseguró haberlos visto y la fecha coincide con el año 1978. Dijo que nació un varón en el Pozo de Quilmes”. Sara Beatriz supo hace poco tiempo que su hermano y cuñada habían estado detenidos allí.

Después del secuestro de sus familiares, Sara fue perseguida: “A mí me quisieron secuestrar cuatro personas con armas en el ‘82”. La salvaron sus compañeras que iban caminando por el mismo lugar. “Tuve amenazas de muerte para que no siguiera buscando”, afirmó.

Sara Beatriz fue fundadora de la Comisión de Familiares de Detenidos y Desaparecidos de Lanús y el Tribunal solicitó a la exponente prestar la documentación. Asimismo, se dará intervención al juez federal Corazza, que tramita la causa del Pozo de Quilmes.

Punto de encuentro

Lázaro Daniel López, por su parte, declaró por la causa que investiga la desaparición de Sergio Orlando Simonetti, con quien compartió cautiverio en un lugar que no pudo precisar.

Era febrero de 1977 cuando el testigo caminaba por la zona de calle 8 y 62 junto a Néstor Pedro Fernández, un compañero de trabajo, cuando vieron un Peugeot blanco “con mucha gente” y, de inmediato, aparecieron otros siete autos que los interceptaron en la puerta de un negocio al que estaban por ingresar.

-¡Largá ese picaporte, hijo de puta!

Lázaro Daniel relató que el personal que los detuvo estaba vestido de civil y fuertemente armado. “Nos levantaron y nos llevaron a un lugar desconocido, luego de vendarnos los ojos con nuestros propios pulóveres”, contó el testigo.

Y agregó: “Con Simonetti estuve en el segundo lugar de detención”, al que describió a partir del “portón grande de hierro” y el patio. Allí se enteró que estaba secuestrado junto a Sergio Orlando, que era oriundo de Ayacucho al igual que un compañero suyo de la facultad, a quien tiempo después se lo reveló.

Respecto a los interrogatorios, el testigo contó que consistieron en acusaciones sobre su supuesta militancia en Montoneros, agrupación de la no participaba. Asimismo, recordó haber escuchado comentarios en relación a mujeres que estaban embarazadas, aunque no pudo precisar más información.

Lázaro Daniel y su compañero Néstor Pedro fueron liberados cerca del cementerio luego de trece días de cautiverio. Un tiempo después, el padre de Simonetti se contactó con el testigo para comenzar la investigación por la detención y desaparición de su hijo.

La última declaración de la jornada fue la de Héctor Ramírez, que testimonió por el caso de su hermano Oscar Antonio Ramírez, un ex alumno de escuela técnica secuestrado el 17 de octubre de 1978.

Los hermanos Ramírez estaban saliendo de la zapatería ubicada en calle 54 entre 4 y 5 en la que trabajaban cuando un grupo de civiles con armas largas irrumpieron en el lugar en busca de Oscar Antonio. “Él se identificó, lo encapucharon y se lo llevaron”, relató el testigo.

Luego de presentar varios recursos de hábeas corpus ante el Ministerio del Interior, Héctor contó que se sintió perseguido durante un tiempo y que, incluso, personal civil ingresó en su casa para revisarle el sótano. De Oscar Antonio su familia jamás tuvo datos y hasta hoy continúa desaparecido.

Lectores: 436

Envianos tu comentario