Panorama Político Platense
El escenario

Reestructuración de los centros comunales de Alak: siguen las polémicas por controles y ausentismo

El intendente platense Julio Alak. (Dibujo: NOVA)

Como ya detalló la semana pasada NOVA en esta habitual columna, la reestructuración de la administración municipal encabezada por el intendente Julio Alak trajo coletazos en la planta de empleados del Palacio de calle 12 y especialmente en las delegaciones comunales, que cumplen una función esencial en el contacto “cara a cara” con los vecinos de los distintos barrios de la periferia del casco urbano.

En ese marco, los conflictos comenzaron a surgir: la depuración integral de la planta de trabajadores fue una de las medidas más importantes tomada por el ex ministro de Justicia bonaerense pero a la vez generó malestar, sobre todo en centros comunales como el de Los Hornos y Altos de San Lorenzo (dos de los más poblados de la zona sur y suroeste platense).

En la semana que termina trascendió que la oposición política conformada por el bloque PRO que respònde al ex intendente Julio Garro (PRO), los libertarios y la UCR (presidida por Diego Rovella) analizan utilizar el tema como disparador de debate político tras la apertura de un nuevo período de sesiones ordinarias, prevista para la primera semana de marzo.

La instalación del sistema biométrico para controlar los índices de ausentismo tanto en el municipio como en los barrios es un tema que trae cola. Hace una semana en Los Hornos vandalizaron la sede de la delegación ubicada en 64 y 137 rompiendo a martillazos el sistema biométrico, exigieron la reincorporación de personal y el municipio instó una denuncia penal para evitar que se repita el ilícito en otros barrios.

Apenas un día después -el último viernes- el conflicto se mudó a Altos de San Lorenzo. La delegación está ubicada en 75 y 25, donde un grupo de 30 personas liderado por exempleados municipales con "graves antecedentes penales" ingresó al mobiliario y amenazó a los presentes. “Sabemos dónde vivís”, le advirtieron al delegado Mario Cordero tras exigir su recontratación, lo cual motivó la presentación de otra denuncia penal.

Alak había denunciado que de la planta de 12.573 agentes de la comuna sólo el 44 por ciento -menos de la mitad- concurría efectivamente a cumplir funciones. En este marco de conflictividad entran los trabajadores que más vulnerabilidad presentan.

Se trata de los cooperativistas, algunos formalizados y otros cobrando sueldos de miseria en medio de una crisis económica inusitada generada por la “herencia recibida” por el inexperto presidente Javier Milei por parte de la gestión de Alberto Fernández y la profundización de la crisis económica (con índices de inflación y devaluaciones siderales) del tándem libertarios-PRO, que generó un revuelo político sin precedentes el último martes en el Congreso Nacional cuando la polémica y “Ley Ómnibus” quedó literalmente sepultada al volver a comisiones de trabajo.

En apenas un puñado de semanas, como se anunció en esta columna, el tema de las delegaciones seguramente genere debate, cruces entre ediles y chicanas en la sala de sesiones María Teresa Berardi del Concejo Deliberante presidido por Marcelo Galland.

Lectores: 485

Envianos tu comentario