Panorama Político Platense
Internas

Que se quiebre pero que no se doble: cruje el radicalismo y Julio Garro lo sufre

El fundador de la Unión Cívica Radical (UCR), Leandro Nicéforo Alem, no estaría para nada contento con todo esto. (Dibujo: NOVA)

El encuentro programado para el sábado 26 en el Club Platense, 20 entre 51 y 53, en donde Martín Tetaz comenzará de cierta forma a caminar el territorio bonaerense de cara al 2023, no solamente es una demostración de fuerza sino una mojada de oreja a un posible adversario con aspiraciones provinciales, que no es ni más ni menos que el alcalde platense, Julio Garro.

La trama provincial en donde pesos pesados de Juntos por el Cambio se verán las caras, tiene varios aspirantes en donde Tetaz es al menos la punta de un ovillo que pronto se convertirá en madeja.

La línea radical “Evolución” que encabeza Martín Lousteau, que seguramente será orador el fin de semana, tiene representación local en el Concejo Deliberante a través de Manuela Forneris, que comparte junto a Pablo Nicoletti, la conducción local de esa línea radical.

La relación de Forneris con el arco local de Juntos por el Cambio no es muy buena. Tampoco comenzó de la mejor manera, dada cuenta que a su ingreso al Concejo Deliberante marcó la cancha y afirmó no sentirse representada en la presidencia del bloque por su correligionario Diego Rovella.

No solamente lo expresó en medio y redes sociales, sino que lo informó oficialmente al presidente del Cuerpo, Darío Ganduglia, recalcando que no apoyaba al ex diputado provincial al frente.

Forneris encabeza un sector joven del radicalismo que acusa a Rovella de haberles “mejicaneado” cargos y no cumplir con varias promesas políticas que habían acordado luego de la interna de la UCR que lo tuvo como ganador.

En esa oportunidad, el ex profesor de historia, Diego Rovella, se quedó con la conducción de la Junta Central partidaria en una holgada elección, con el respaldo de Miguel Bazze, Claudio Frangul y Sergio Panella, entre otros.

Luego de esos comicios, la línea que en su mayoría están representados por referentes de la juventud radical y que cuentan con la representación de Lousteau y del histórico Federico Storani, juró venganza contra el sector de Rovella.

Este problema interno de los radicales tiene a mal traer a Julio Garro que teme que se vuelvan a repetir los episodios vividos cuando Florencia Rollié fue concejala y terminó metiendo más pedidos de informes que la oposición.

No todo lo que brillaba era oro. Por un lado, pedía respuestas y por otro negociaba cargos. Como el que le otorgó a su esposo, Javier Quinterno, jubilado, pero que cobró de la caja municipal un jugoso sobre otorgado por su pareja.

La astuta edil, Manuela Forneris, comenzó a tejar alianzas y le pegó por el lado del empoderamiento femenino. Se sabe en el recinto que una aliada potencial es la actual vicepresidente del Concejo Deliberante, Romina Marascio.

Esta última, responde al sector del Sindicato de Trabajadores Municipales de la Plata (STMLP) que conduce Darío Alfano. Lo que no habría que perder de vista, que Alfano ya tuvo acercamientos, tiempo atrás, con otro sector radical, para armar un espacio conjunto.

Es más, el líder de los municipales tiene un gran acercamiento con el intendente. Hasta se lo escuchó en varias ocasiones vociferar a los gritos que habían compartido encuentros y salidas con el primer mandatario local, lo cual podría suponer que esta “alianza” entre Marascio y Forneris, podría tratarse de una jugada del propio Julio Garro.

Hasta ahí, un vínculo político entre dos fuerzas conjuntas que responden a Juntos por el Cambio, con polo opuestos pero una misma finalidad. Lo que podría llegar a causar un sismo, es que trascendió que en ese conclave hay una tercera pata que pertenece sector de Rovella.

Trascendió que la concejal Verónica Rivas, con muchos años de militancia en la UCR local, que siempre estuvo vinculada a la juventud partidaria, esposa de Guillermo Ronga, y vinculada a Miguel Bazze, tiene muchos puntos en común y un gran entendimiento con Forneris, lo cual podría suponer un sacudón a futuro en la interna de Juntos en La Plata.

Lo que une a estas concejalas, más allá de su defensa feminista, es la antipatía que les causa Rovella con su procederes y tratos internos que logró juntar polos opuestos, fragmentar un sector importante de Juntos, y empezar a generarle a Julio Garro gran dolor de cabeza.

Lectores: 365

Envianos tu comentario