Concejo Deliberante
Sesión con cruces

Punto para Garro: pese a las objeciones de la oposición y las protestas, se aprobó el Código de Convivencia municipal

El oficialismo impuso su mayoría y la ordenanza cuenta con 14 votos contra 10 del Frente de Todos. (Fotos: NOVA)
El FdT rechazó la ordenanza impulsada por Julio Garro.
Juntos hizo valer su mayoría.

El nuevo Código de Convivencia platense se aprobó con 14 votos a favor contra 10 en el marco de una sesión con olor a campaña. El oficialismo de Juntos hizo valer su mayoría y tras una extensa discusión, convalidó la ordenanza que rige las nuevas normas de convivencia y comportamiento social en la capital bonaerense.

El proyecto llegó al recinto después de haber pasado por casi todas las comisiones del cuerpo deliberativo –un hecho sin precedentes- y a casi tres años de que fuera anunciado oficialmente por el intendente Julio Garro, en el 2018.

La oposición ya había hecho saber su postura en contra de la iniciativa, pero los 10 votos del Frente de Todos no alcanzan para que las 14 manos levantadas de Juntos le den vía libre al Código que comenzará a regir 180 días después de su promulgación.

Las posturas

Incluida en el punto 2 del orden del día, la ordenanza se votó después de ser puesta en debate –una excepción a la regla, a pedido del presidente del bloque peronista, Cristian Vander-, sobre el cierre de la sesión.

La postura del Ejecutivo fue defendida por Romina Cayón, -además de otras voces como Javier Mor Roig y Claudio Frangul- una de las artífices principales del trabajo legislativo por parte del oficialismo. “El último código contravencional tiene 36 años –data de 1985- y por eso proponemos este nuevo código, que ha pasado por más de 15 comisiones. Este es el Código de todos los platenses y no del intendente Julio Garro”, sostuvo, antes de pasar a enumerar el listado de instituciones y actores sociales que participaron en su elaboración.

Cayón hizo hincapié en aspectos tales como la relocalización de la zona roja –que actualmente funciona en pleno corazón del barrio El Mondongo-, en la eliminación de la tracción a sangre, la protección de los animales y “el derecho de los ciudadanos a manifestar sin obstaculizar otros derechos como el de libre tránsito y circulación”.

Las principales objeciones de la oposición se dieron en torrno al carácter “prohibitivo” y “punitivo” del Código, al que calificaron como “sectario e inconsulto”.

Ana Castagneto fue la primera en tomar la palabra: “Esto no es un código de Convivencia, es un código punitivo que lo único que hace es cambiar los valores de las multas".

Cristian Vander aseguró que "estamos a favor de la erradicación de la zona roja, pero no queremos un código sectorizado y que sea un listado de falsas promesas electorales". "No hay recolección de residuos en los barrios y el estado no hace nada", cuestionó.

Por su parte, Yanina Lamberti dijo que “el código profundiza las desigualdades, no garantiza derechos para todas y todos, porque hoy la población la está pasando muy mal y hay personas que sobreviven con trabajos informales en la calle".

Lectores: 372

Envianos tu comentario