Información General
Un reclamo sin fin

Ni una gota de agua: una vecina tuvo que comprar bidones para que los albañiles puedan hacer el revoque

Una vecina de Los Hornos contó que surtió a los albañiles con bidones.

La merma del servicio de agua, motivada por la gran sequía, y la llegada del verano, que intensificó el consumo, siguen poniendo en jaque a la región, que padece día a día este problema que nadie soluciona.

Confiada que los tiempos de sus vacaciones le alcanzaban para hacer una reforma de su casa, Susana, una vecina de Los Hornos, pidió un presupuesto a albañiles y señó el trabajo en su hogar.

Las cosas se complicaron desde el principio porque los trabajadores necesitaban agua para generar el pastón para poder revocar y pegar ladrillos. Durante la primera jornada, se valieron de un pequeño chorrito que con paciencia servía para generar el material.

El problema llegó el segundo día de trabajo, cuando el agua dejó de salir y la tarea se tenía que finalizar. Cansada de este problema, la vecina se quejó: “Cuando no pagás te cortan el servicio, pero ahora nosotros debemos sobrevivir sin agua”.

“Tuve los albañiles trabajando dos días en casa, al principio con un chorrito se arreglaron, pero al otro día, para que me terminen el trabajo porque no había una gota de agua, les tuve que comprar bidones de seis litros para que puedan hacer el revoque”, finalizó.

Lectores: 184

Envianos tu comentario

Nombre:
Correo electrónico :
Comentario: