Gremiales
Es un maestro de música

Lo que faltaba: docentes de Baradel defienden a un abusador de menores

El repudio ante el sorpresivo paro que realizaron los docentes en apoyo a un abusador de menores y pedófilo se hizo eco en un colegio de Villa Elisa.
Los carteles en rechazo al paro que llevan adelante parte de los docentes comandados por Roberto Baradel, dicen que una cosa es luchar por los derechos de los docentes y otra, defender a un violador.

Después de que el Tribunal Oral en lo Criminal Número 1 de La Plata condenara al maestro de música, Lucas Manuel Puig, a 35 años de prisión por abusar y corromper a dos niños que asistían al Jardín de Infantes del Colegio San Benjamín de esa ciudad, entre fines de 2009 y principios del 2010, sorpresivamente los principales gremios bonaerenses realizaron un paro en defensa del profesor, dejando a cientos de chicos sin clases.

La medida de fuerza fue impulsada por la Unión de Docentes de la provincia de Buenos Aires (UDOCBA), la Unión de Educadores Bonaerenses (UDEB) y SUTEBA, liderados por Roberto Baradel. Aunque la adhesión fue parcial y muchos maestros rechazaron sumarse, la protesta tuvo un fuerte impacto en el turno tarde, principalmente en los establecimientos provinciales.

Inexplicablemente, la huelga estuvo acompañada por una protesta en la céntrica plaza San Martín que terminó con una marcha docente a favor del profesor violador hasta una dependencia de la Dirección General de Escuelas provincial.

Puig, que había llegado al juicio en libertad tras haber sido absuelto en otro fallo, fue sentenciado por “abuso sexual con acceso carnal gravemente ultrajante agravada por ser encargado de su educación en concurso ideal con corrupción de menores agravado por ser encargado de su educación”. Además, los jueces Hernán Decastelli, Cecilia Sanucci y Ramiro Fernández Lorenzo, ordenaron la detención inmediata de Puig.

La sentencia del TOC1 fue mayor a lo que habían pedido el fiscal, y se acercó más a lo solicitado por la mayoría de los abogados de las familias de los niños, que ya son adolescentes, durante sus alegatos. Como agravantes de la pena se valoró la pluralidad de víctimas, la extensión de daño causado a ellas y a sus familias, y la edad de los menores.

El fiscal Martín Chiorazzi había solicitado la pena de 25 años de prisión para el profesor de música, dado que para él se había probado que después de las vacaciones de invierno de 2009, y hasta el inicio de clases en 2010, Puig abusó de, al menos, dos alumnos que concurrían al turno mañana del jardín de infantes ubicado en la localidad de Los Hornos.

El repudio ante el sorpresivo paro que realizaron los docentes en apoyo a un abusador de menores y pedófilo se hizo eco en un colegio de Villa Elisa, en donde padres y madres expresaron su malestar por esta situación. “Repudio al paro, no es lucha docente, es apoyar a un violador”, reclamaron a través de un cartel pegado en las puertas de la institución.

Lectores: 169

Envianos tu comentario