Perfiles urbanos
Gran emprendedora

Las tapas de "Makaria" salvaron a una abuela que se gana la vida vendiendo pastelitos

Ana, la abuela emprendedora que fue sorprendida por Makaria. (Foto: Alejandro Aguilera).
A la derecha, Mario, uno de los dueños de la fábrica que ayudó a Ana en su emprendimiento.

Pocas veces se logra observar la generosidad de algunas empresas, más aún cuando se trata de emprendimientos con mucho esfuerzo, pero cuando se trata de ayudar no dudan en hacerlo, como lo hizo la fábrica de tapas de empanadas y pasteles Makaria, ubicada en la localidad de Tolosa, Partido de La Plata.

La historia nació hace un mes cuando la fábrica se enteró que una abuela, Ana, de la localidad de Gómez, había perdido su trabajo y se dedicó en pandemia a realizar pastelitos, un emprendimiento que costeaba con sus ahorros y el ingreso de su jubilación, pero en los últimos meses se incrementaron los costos y fue más difícil para ella sostener el emprendimiento, y fue allí cuando apareció Mario, uno de los dueños de la fábrica Makaria.

"Nos enteramos que Ana sólo hacía sus pastelitos con nuestra marca, que había probado otras pero el sabor no era el mismo, entonces nos ofrecimos a ayudarla en su emprendimiento, por el esfuerzo que hace en una localidad lejana a nosotros", contó Mario.

"Ana hace uno de los mejores pasteles de Gómez (cercano a Brandsen), todos probaron sus pasteles", dijo Guillermo, remisero del lugar. "Los pasteles se venden incluso en Brandsen. Su fama llegó a localidades como Moreno, hasta desde La Plata vienen a buscar", comenta una de las hijas de Ana. "No quiere que la ayuden, pero los hace muy ricos", agregó.

Ana hace más de diez docenas de pastelitos por semana, y ha llegado a hacer más de 250 pasteles en fiestas patrias.

Lectores: 343

Envianos tu comentario