Perfiles urbanos
Manos a la obra

Las brasas, el humo, la carne y un amor de pertenencia único: Pupi y su parrilla, una combinación perfecta

Juan "Pupi" Avendaño, está con su parrilla día y noche, llueva o truene.
En el 2020, abrió las puertas de su parrilla, ubicada en 25 entre 524 y 525.

Todos tenemos un lugar de pertenencia, algunos eligen un estudio de radio, otros un restaurante o un vehículo, pero Juan "Pupi" Avendaño, está con su parrilla día y noche, llueva o truene.

Todo comenzó en 1984, cuando Avendaño dio sus primeros pasos en la vida, junto con su familia y sus amigos de barrio, jugando a la pelota, remontando barriletes, entre otras cosas.

A partir de ese momento, con las reuniones familiares, los encuentros con la familia y el amor mismo entre ellos, fueron marcando un rumbo en la vida de Avendaño, en donde su primera grieta fue la partida de su abuelo. Allí, con tan solo 12 años, se fue a vivir con su abuela, para acompañarla en esta situación.

Cuando cumplió 20 años, Juan "Pupi" Avendaño perdió a su abuela y se quedó sólo. Totalmente solo. Ahí, decidió hacerles caso a sus abuelos, quienes siempre le marcaron el rumbo de la vida y cómo afrontar las diversas situaciones.

En ese momento, los sueños de Avendaño estaban envueltos en deseos, cómo elegir la arquitectura como una carrera a seguir para poder recibirse, pero, el destino tenía un nuevo rumbo para el joven que, a sus 15 años, comenzó a trabajar y desde ese momento, no paró.

Su padre, su tío Arturo y su amigo Germán, fueron las piedras de un camino lleno de trabajo, en donde estuvo creciendo poco a poco, marcando enseñanzas, errores, sabiduría y grandes acciones que lo llevaron a donde hoy está.

En el 2020, abrió las puertas de su parrilla, ubicada en 25 entre 524 y 525, en ese punto decidió no bajar los brazos, con la pandemia y sin ella, decidió ir metiendo poco a poco a este emprendimiento en donde nunca se dio por vencido.

Además, Juan "Pupi" Avendaño busca que su familia y sus allegados vean que todo es posible y se enfoca en terminar el secundario por las noches, mientras que por el día prepara su parrilla para atender al público.

La vida te pone a prueba en cientos de miles de oportunidades, Avendaño aprovechó la oportunidad que le dijeron y con su “Parrilla 25 -Parrilla al Paso” alegra el estómago y le saca sonrisas a todas las familias que se acercan. Juan te está esperando ¿vas a ir a visitarlo?

Lectores: 332

Envianos tu comentario