Panorama Político Platense
Impresionante

La calma que antecede al huracán

La política platense se ha vuelto una bolsa de gatos. (Dibujo: NOVA)

Terrible dolor de cabeza le provoca a Julio Garro poder aunar criterios para que la interna no se le vaya de las manos. Deberá poner toda la carne al asador para aplastar a sus contrincantes o negociar cargos bajando a parte de sus más fieles seguidores.

Hasta hoy sostiene a Juntos por el Cambio (JxC) como agua entre sus manos dentro de un preservativo, sabiendo que están contenidos, pero al menor movimiento empiezan a salir globos por todos lados hasta romperse.

Esta semana, el alcalde platense y máximo responsable de Juntos por el Cambio en la ciudad de La Plata, decidió convocar a los más cercanos, y no tanto, para bajar un mensaje de unidad y pedir por una sana y armoniosa interna sin que debilite las aspiraciones del sector para alzarse con la próxima elección.

Según contaron allegados a Julio Garro advirtieron que el intendente quiere seguir sosteniendo sin resquebraduras lo que hasta hoy es el espacio político más fuerte de La Plata y para ello tiene que trabajar para conformar a todos los actores.

Por un lado incorporó un amplio sector del radicalismo luego de la última interna pero no logra aunar criterios con la línea de Maximiliano Abad y del díscolo Sergio Panella que a pesar de tener el récord platense de elecciones perdidas, tanto en el ámbito interno como externo, sigue proponiéndose al sillón de calle 12.

Por otro, mientras que la línea garrista recorre sus caminos junto a Diego Santilli, Néstor Grindetti y el presidenciable Horacio Rodríguez Larreta, los nubarrones se aprestan en la vereda contraria de la interna con el sector comandado por Patricia Bullrich, que lo hace con una impronta crítica y con un discurso bien “bolsonarista” propagando la mano dura.

Si bien con los radicales la cosa está en armonía, solamente algunos chispazos con el sector que abunda en proclamar la hegemonía partidaria, aunque come de la mano de Juntos en Todos los aspectos, el problema se suscita con los primeros avances de los alfiles de Patricia Bullrich como del diputado bonaerense de Juntos por el Cambio, Daniel Lipovetzky, que se había lanzado a las calles con proclamas más empáticas con la opinión de la oposición que a un candidato del oficialismo.

Entre gallos y medianoches, sumada la visita de Patricia Bullrich a la ciudad antes del cierre del 2022, el poco conocimiento de su figura y un cúmulo de versiones que lo ubican al diputado provincial con sus gustos de estar rodeado de jovencitas, pronto le hicieron bajar los humos al creador de la Ley de Alquileres que tiene a mal traer tanto a arrendadores como familias que no consiguen donde vivir.

Ignoto para el platense en general, pero con una caterva interesante de seguidores incondicionales que pregonan su figura desde el inicio del PRO en estas pampas, el senador provincial, Juan Pablo Allan, más agrio que chuparse un limón por la mañana, encabeza el gusto de la Bullrich para ser su aspirante a la intendencia y que dispute la hegemonía demostrada en los últimos siete años por Julio Garro.

A este grupo de seguidores de Bullrich habría que sumarle al ex edil, a esta gente le gusta que los denominen concejal mandato cumplido, Julio Irurueta, que siempre le disputó a Garro espacios de poder, aunque su forma de ser y su temperamento lo llevaron a repetir viejos errores.

Aquel que lo conoce podría afirmar que hay dos Irurueta. Uno es el tipo afable que saluda en campaña, pero la verdadera es la persona que muestra ser cuando ostenta un poco de poder.

Claro está que Bullrich que el sector lo viene conformando con este tipo de perfiles de sus candidatos. Hace pocos días, el dirigente PRO, Mauro Palummo, funcionario municipal raso que hasta hace poco oficiaba de director de ceniceros en los semáforos, exhortó a barrer con los manteros y trapitos.

Nadie le quiere poner la lápida pero el Frente de Todos es una expresión de deseo

El panorama político dentro del Frente de Todos sigue sin cambiar un centímetro mostrando los mismos intérpretes a veces más cercanos y otras, más alejados, pero siempre dentro de la misma bolsa de gatos.

El distanciamiento del presidente Alberto Fernández que después de tres años de una caótica y crítica gestión presidencial sienta que está en condiciones de presentarse a una nueva elección, envalentona al resto de su tropa en todos los órdenes.

Así sucede con la mujer de Enrique “Pepe” Albistur procesado y embargado por evasión impositiva, ladero de Néstor Kirchner y amigo personal de Alberto Fernández, la ministra de Desarrollo Social Victoria Tolosa Paz cada vez se muestra más dadivosa con los “regalitos” y las inversiones a los barrios más vulnerados, llegando con programas de todo tipo para contagiar el voto de los más necesitados.

Por su parte, la camporista, eterna perdedora de elecciones que se golpea una y otra vez contra la pared, pero tiene el apoyo de Cristina Fernández y el séquito más rancio del armado kirchnerista, la directora del Instituto Cultural bonaerense, Florencia Saintout, ya muestra sus intenciones de ir por la intendencia platense.

La ex decana de Periodismo que cuenta con dos concejalas de su entorno, Yanina Lamberti y Ana Negrette, profundiza su armado a partir del Instituto provincial que dirige convocando a gran parte del proyecto joven del kirchnerismo otorgando, en el último año, infinidad de cargos directivos dentro del organismos para militantes de corta edad y poca militancia.

Mientras que Cristina Fernández juega a victimizarse en medios nacionales y no define su candidatura, dejando correr la errónea versión de la proscripción, el juego de líderes se sigue abriendo y empiezan a matizar ciertos espacios que, si bien estaban mostrando cierta actividad, ya comienzan a colocar las fichas en los tableros de arriba.

El gobernador, Axel Kicillof, también tiene apetencias electorales en la ciudad y se dice que propondrá a Julio Cesar Alak, como candidato este año a la Intendencia que ya supo administrar por 16 años.

La figura del “Turco” está instalada, aunque habría que ver cómo juega su viejo rencor con Estudiantes de La Plata y cómo hará para lograr genera un armado propio, más amplio, cuando gran parte de su viejo séquito, salvo los cuatro apóstoles que lo siguen, fue captado por Julio Garro.

Otra parte juega en el espacio de los hermanos Bruera con Guillermo Escudero a la cabeza y un remanente importante, está fallecido o alejado de la política.

A priori se potencian en amagues otros candidatos a dar la pelea como Guillermo “Nano” Cara o Gastón Castagnetto, ex concejal, millonario a partir de la fortuna que consolidaron sus padres, Carlos Castagnetto y Ana Herrán, que durante años supieron administrar bienes del Estado y cargos políticos, son algunos de los nombres nuevos para la intendencia.

Circuló la versión de que José Ramón Arteaga, director ejecutivo de la Comisión Nacional de Regulación del Transporte, tiene pensado volver a jugar alguna ficha en el tablero para intendente. Su cara está aún en varios barrios de la ciudad en pequeños banners colocados en la vía pública.

Habría que definir cuál será el correcto para esta ocasión porque su rostro aparece con el del peronismo, Frente para la Victoria de Néstor Kirchner, luego con Unión PRO compartiendo cartel con Francisco De Narváez y por último con Sergio Massa, período que tuvo un gran acercamiento con Julio Garro en la ciudad.

Un panorama de principios de febrero que encuentra a un Julio Garro preocupado en acomodar a su sector antes de las elecciones y con la tranquilidad de le brinda la oposición local fragmentada y con una unión que se da cada dos años para afrontar las PASO, ni siquiera una elección general porque el que pierde nunca acompaña.

Lectores: 553

Envianos tu comentario