Brandsen
Desidia e inacción

Interna en la Municipalidad de Brandsen ante la inminente alerta sanitaria por el tratamiento de residuos

El tratamiento de los residuos en Brandsen está pasando por el peor momento. (Imagen ilustrativa)

En el último tiempo estalló una interna que divide la Municipalidad de Brandsen y pone en jaque la gestión Daniel Cappelletti, quien desde hace ese viene tambaleando en su puesto por algunas decisiones equivocadas. El conflicto se desató por la alerta sanitaria que planteó un funcionario de alto rango, debido a las pésimas condiciones del tratamiento de los residuos.

Uno de los implicados es el secretario de salud Pablo Costela, quien mostró su preocupación por la actualidad de la ciudad, en donde desde las lluvias del pasado fin de semana, innumerables barrios se encuentran totalmente inundados de líquidos cloacales. Los más perjudicados son República, Las Higueras, Las Mandarinas y el propio centro urbano, que ven rebalsar baños, patios y, además, las cámaras colectoras.

La tensión fue en aumento entre Costela y Esteban Alcuaz, responsable de la planta de tratamiento. Este último, se habría defendido alegando que no cuenta con el presupuesto necesario para contar con los servicios básicos y así contar con un tratamiento de mejor calidad. Sin bombas sumergibles de repuesto, sin funcionamiento de los aireadores, y demás problemáticas, la planta de tratamiento pasa por su peor momento.

De todos modos, no son pocos lo que se hicieron eco de esa excusa y afirmaron que el mismo Alcuaz, nunca inicio las gestiones para una inversión necesaria, por lo que su administración ha caído en una desidia total. La solución parece imposible, al menos en el corto plazo, por lo que la decisión de Costela sería lanza la emergencia sanitaria.

En las últimas horas comenzó a circular la versión de que en el preciso momento en que el secretario de Salud dejó deslizar la idea de decretar la crisis del sector, ante la posibilidad de que los desbordes cloacales desaten enfermedades, la reacción de Alcuaz fue desmedida por lo que el tono de la discusión fue subiendo e, incluso, habrían cruzado una serie de insultos.

Para poder corregir esta problemática que golpea con fuerza a Brandsen se necesita una inversión importante que, por el momento, el municipio no podría afrontar. A su vez, por la crisis que atraviesa el gobierno provincial tras algunos recortes presupuestarios, el plan de solicitar un dinero extra al ejecutivo provincial se esfuma y, de esta forma, se abre un nuevo interrogante en la gestión de Cappelletti.

Lectores: 419

Envianos tu comentario

Nombre:
Correo electrónico :
Comentario: