Economía y Empresas
Operaciones postergadas

IOMA busca romper el bloque de los anestesiólogos mientras los afiliados siguen sin cobertura

Quieren tentar a la mitad de los anestesiólogos habilitados que tiene La Plata para trabajar contratados directamente por la obra Social a cambio de 12 millones de pesos por mes a cada uno.

Transitando los últimos días del mes de marzo, la crisis entre el sector de salud privada de la ciudad y la Obra Social del estado de La Provincia de Buenos Aires se agravó a tal punto que miles de afiliados llegaron al fin de semana largo sin respuestas. Quedaron postergadas sin fecha de reprogramación operaciones y coberturas y el Instituto que dirige el polémico funcionario Homero Giles no emitió un nuevo comunicado.

La semana pasada, al no acceder a un pedido del sector de los anestesiólogos, se cayeron un promedio de cien intervenciones quirúrgicas por día que se venían programando para esta fecha desde finales del año pasado.

Sin los anestesiólogos, por más que los pacientes y los médicos quieran organizar una operación no pueden hacerlo.

Desde la Sociedad de anestesiólogos de La Plata reclamaron un incremento de un 70 por ciento en el salario de los anestesiólogos por cada intervención que se hace, en comparación a los valores que percibían el año pasado cada vez que entraban a un quirófano a operar con los médicos.

IOMA ofreció un 25 por ciento de aumento, pero no aplicó el cálculo inflacionario, que en este caso contempló casi un 35 por ciento solo de inflación real en diciembre y más del 20 en enero.

De esta manera, al no haber respuestas, se conformó un comité de crisis y se buscó un canal de diálogo con la gestión de Homero Giles para volver a trabajar en los quirófanos y que los pacientes y afiliados no paguen las consecuencias de la falta de respuestas de la gestión.

En el último contacto que hubo esta semana entre las partes, IOMA confirmó que no va a acceder al aumento del 70 por ciento que piden los anestesiólogos y ofreció un 30 por ciento más al 25 que ya había puesto sobre la mesa en enero.

Las partes no se pusieron de acuerdo y llegó el fin de semana largo con los afiliados esperando una respuesta.

Por lo bajo, voceros de Homero Giles impulsaron una estrategia para romper el fuerte bloque que armaron desde el sector privado de la salud en la ciudad y piensan tentar a la mitad de los anestesiólogos habilitados que tiene La Plata para sumarlos a trabajar como empleados de IOMA a cambio de sueldos altísimos, pero comprometiéndolos a trabajar 8 horas por día y hasta pudiendo participar de hasta cuatro operaciones diarias.

A cambio estarían dispuestos a pagar 12 millones de pesos por mes a cada anestesiólogo que acepte el trato, en una estrategia que dejaría a la otra mitad de trabajadores del rubro sin actividad y desocupados.

Se estima que hay entre 150 y 170 anestesiólogos habilitados para operar en la ciudad. IOMA pretende sumar a la mitad a su staff y dejar al resto sin trabajo en la región. De esta forma, rompería el bloque que armaron desde el sector privado de la salud, se podría asegurar las operaciones para los afiliados, y sobre todo, que no tendrá más reclamos o medidas de fuerza en el futuro que terminen poniendo en riesgo la salud de los afiliados como está ocurriendo desde hace diez días.

Lectores: 241

Envianos tu comentario