Panorama Político Platense
Nuevo escenario

Garro ya se sube a la carrera por la gobernación 2023

El alcalde de La Plata, dentro del pelotón de dirigentes que quieren dar pelea en la Provincia de Buenos Aires. (Dibujo: NOVA)

La interna dentro de Juntos por el Cambio de cara a la sucesión del gobernador Axel Kicillof ya empezó y dentro del puñado de dirigentes opositores que "quieren ser" el intendente platense Julio Garro es uno de los mejores posicionados.

El alcalde de la capital bonaerense no puede repetir mandato y desde las entrañas del Palacio Municipal de calle 12 ya se elabora un doble trabajo: el de terminar "a todo ritmo" el último tramo de su segunda gestión y el de comentar las bases de una posible precandidatura para llegar al palacio de gobierno de calle 6.

En ese sentido fue la presentación del partido "Hacemos" del que Garro es principal columna vertebral, sino el mentor. El espacio se presentó con el objetivo de ampliar la base electoral para sumar territorialidad, incorporando a dirigentes que no comulgan con las alas "dura" y "blanda" de la coalición opositora y también a radicales y peronistas sin alineación firme.

Una especie de réplica de lo que el mandamás platense ideó para su gestión, dónde comulgan aunque no sin internas y diferencias "soldados propios" y funcionarios y legisladores de extracción peronista, radical y del vecinalismo.

Claro que en la carrera hacia Gobernación el intendente deberá pujar con dirigentes como el titular del bloque Juntos de la Cámara baja nacional Cristian Ritondo (sería la apuesta bonaerense de Mauricio Macri), el "colorado" Diego Santilli (ya hizo su bautismo de fuego electoral en 2021 impulsado por Horacio Rodríguez Larreta) o el alcalde de Lanús, Darío Grindetti.

También se suman a la carrera Jorge Macri, intendente en uso de licencia de Vicente López y posiblemente el jefe comunal de Tres de Febrero, Diego Valenzuela. "Falta mucho y esto irá decantando" repiten en el entorno del Garro.

Garro se sabe uno de los principales bastiones territoriales de Juntos en los dos últimos turnos electorales. En 2019 su distrito sobrevivió a la debacle política de María Eugenia Vidal en la Provincia y el año pasado fue el intendente que más votos aportó al triunfo de Juntos.

Eso le permitió, además, tener una holgada mayoría legislativa en el Concejo Deliberante, dónde el oficialismo tiene 14 de los 24 concejales en funciones: quórum y mayoría propia.

La sucesión interna, el problema

Claro está, en su afán de pisar fuerte en la Provincia, el garrismo deberá conservar el poder territorial y para eso elegir con ojo de águila el nombre de la eventual sucesión.

Dirigentes del riñón sobran (la diputada Julieta Quintero, el titular del Concejo Darío Ganduglia, solo por nombrar dos de los que salieron victoriosos en el último turno electoral), pero la tarea no es fácil: instalar un nombre en tiempo y forma para disputar la elección que del otro lado tendrá como contrincante con seguridad a la diputada nacional Victoria Tolosa Paz (no se va a rendir a menos que el "albertismo" se desmorone como muchos lo vaticinan) o algún emergente del peronismo K.

Cómo sea, en lo último que piensa el intendente de La Plata es en entregar en bandeja una de las tres capitales más importantes del país, a dónde llegó a gestionar por sorpresa en el 2015 barriendo con 24 años ininterrumpidos de gobiernos peronistas (lo antecedieron Pablo Bruera y Julio Alak).

Lectores: 283

Envianos tu comentario