NOVA Deportes
Alivio

Final feliz en una semana maratónica y angustiante para Estudiantes

El mediocampista chileno Javier Altamirano se mostró ciertamente recuperado luego de haber sufrido una trombosis cerebral que lo llevó a ser trasladado de urgencia el pasado domingo durante el partido contra Boca.

El primer sol fuerte del otoño iluminó el panorama para el mediocampista Javier Altamirano, quien jugando para Estudiantes el domingo pasado en la cancha de UNO sufrió una trombosis cerebral en la mitad de la cancha que lo llevó a tener convulsiones.

En un primer momento se pensó lo peor, sin embargo, el jugador experimentó un excursión de sanatorios y hospitales hasta llegar a un final feliz: durante la tarde del sábado, Altamirano se mostró y posó para una foto con el defensor y compañero de equipo Zaid Romero, quien lo fue a visitar aprovechando el horario permitido en el Instituto Fliming de Buenos Aires.

Hasta allí llegó el futbolista luego de ser atendido en una primera instancia en el Instituto Médico Platense el domingo pasado. De allí fue trasladado al Hospital Italiano el lunes y desde ese lugar viajó a Buenos Aires el jueves para seguir con estudios que permitirán tener un diagnóstico más exhaustivo de por qué se dio el cuadro.

Cabe recordar que el club informó de manera oficial que Altamirano sufrió una trombosis en el seno longitudinal superior y seguirá en observación al menos una semana más antes de evaluar el alta.

De todas maneras, una vez que esto ocurra no está garantizada su continuidad como profesional del deporte, al menos en el corto plazo, aunque hay quienes sostienen la necesidad de agotar todas las instancias para achicar el margen de riesgo y que el chileno (que además había sido convocado para jugar con la Selección que ahora dirige Ricardo Gareca) pueda volver a jugar en el segundo semestre del año.

Lectores: 174

Envianos tu comentario