Panorama Político Platense
Política

Entretelones de una interna que no fue y que todos ganaron

La vedette del cierre, Julio Cesar Alak, y Sergio Berni. (Dibujo: NOVA)

Arrancó la semana con la visita de Máximo Kirchner a La Plata para ordenar el descalabro que se iba generando en torno a las aspiraciones al sillón del Partido Justicialista platense. Se sabía de antemano que la organización kirchnerista pretendía una línea verticalista, como sucedió, que no supiera de grietas hacia afuera y que mostrara un frente unido ante sus adversario políticos.

Para que eso sucediera se realizaron infinidad de reuniones, llamados, con varios reveses, enojos y hasta algún portazo, no tan fuerte porque a esta altura, nadie saca los pies del plato, hasta la último hora del jueves.

La idea terminó consolidándose, hasta el momento porque las firmas aún están tibias y cualquier prórroga, artículo, o decisión quizás pueda llevar a cambiar algo, con el joven dirigente surgido de Kolina y posterior paso por la Cámpora, el diputado provincial, Ariel Archanco como primer candidato a presidente del peronismo platense.

En segundo término, Eduardo “Lalo” Marchesi, del sector de Victoria Tolosa Paz y en un tercer espacio apareció un tapado para muchos que estaban en el tema del cierre de listas: Esteban Concia. De allí para abajo el dilema pasaba por nombres y de la búsqueda incesante de mujeres para ocupar lugares

Qué pasó entonces con los popes de ésta hipotética elección. Hablando siempre en términos futboleros, el clásico de La Plata no se jugó. Ni Julio Alak ni Pablo Bruera encabezaron listas. Negociaron a dos manos hasta último momento. Hacia el afuera se dirá que lucharon hasta más no poder para ubicar compañeros, hacia adentro se sabe que negociaron cargos, contratos y puestos políticos para llevar aguas hacia sus estructuras.

Por el lado del apoderado de la lista, si se quiere, oficialista, Gabriel Bruera salió a criticar a la Cámpora fuertemente acusándolos de querer hacerse su voluntad y presentó avales, lista y color para jugar la interna. Negándose rotundamente a preservar la unidad del espacio como había sido emanado el mandato de Máximo Kirchner días atrás.

El bruerismo, que se apoya desde hace un tiempo en la estructura montada por Julio Pereyra, primer mandatario de Florencio Varela, y que hace migas con Martín Insaurralde anoche no coló entre los primeros lugares a nadie de su espacio, se esperaba al menos la figura de Guillermo Escudero o de su nuevo socio Oscar Vaudagna, pero no fue así.

Pero la vedette del cierre fue la figura de Julio Cesar Alak, actual ministro de Justicia bonaerense, que luego de 14 años de ostracismo hacia la militancia decidió reaparecer para cantar que tenía aspiraciones. Como aquellos granaderos que desempolvaron sus ropas para recibir el cuerpo de San Martín y montar guardia junto al mausoleo, los viejos militantes del alakismo desfilaron en el bunker de calle 54.

Acompañado de Juan “Jhon” Puleston, Jorge Lezcano, Carlos Bonicatto, sus sobrinos y viejos militantes del PJ, el ex alcaide platense pergeñaba su estrategia afirmando que iba a jugar la interna a como de lugar, enfrentando al armado del Frente de Todos

Las negociaciones transcurrieron durante todo el día y lo único que se escuchaba era que “Alak no quiere ser parte del acuerdo, hasta ahora es todos contra él”. Y así pasaron las horas. Conjeturas respeto a la presentación de lista por parte de un integrante del ministerio provincial y que viene trabajando bajo el ala de Cristina Fernández de Kirchner hace muchos años, se estaba revelando contra el “acuerdo” para seguir organizados.

Los rumores se sucedieron. Alak va a jugar porque él fue el creador de Julio Garro cuando se lo presentó a Macri y lo apadrinó en muchas elecciones. Garro le debe al “turco” su presente y le garantiza al menos 2500 votos entre militantes que están afiliados y juegan en ese espacio, se escuchó por horas. A decir verdad, no era un dato inexacto respecto a la propuestas del primer mandatario platense de Juntos por el Cambio, que ya había garantizado toda la logística y apoyo a su mentor.

Trascendió que al “turco” para bajarle la espuma, fue el propio Axel Kicillof el que lo llamó, luego de que Martín Alanis no pudiera convencerlo de sumarse o dar un paso al costado, el que le prometió el cargo vitalicio del Tribunal de Cuentas bonaerense. Finalizando la tarde, Alak ya empezaba a palpitar que su estrategia iba sumando sus frutos

Mientras que los “granaderos” masticaban sus broncas y esperaban la salida del General para arengar a la tropa en el bunker, hacía falta otra llamada para cerrar la jornada. El tiempo límite emplazado por el armado territorial de las 20 horas había expirado sin la contestación de “Julio” por lo que se dio paso a los acuerdos de todos los sectores del Frente de Todos con un referente joven de la Cámpora, como lo es Ariel Archanco, pero con un predicamento muy peronista. De hecho, lo primero que hizo Archanco antes de ir a la elección de diputados fue reunir a viejos militantes el PJ platense, que seguro lo acompañarán en la presidencia.

La señal de darle para adelante con la lista de unidad llegó antes de la medianoche en donde aseguran que fue la propia Cristina Fernández de Kirchner que le dijo: “turco déjate de joder, dejá que se ordenen, vas a tener todo nuestro apoyo para ser juez de la Suprema Corte de Justicia”.

“Al turco lo bajaron” se dijo un bunker, “Contra la Cámpora no se puede” exclamaron en el otro. Con los bolsillos llenos se fueron apagando las luces. Los “granaderos” fueron despedidos con una palmada en la espalda y la promesa que en el 2023 será distinto.

Lectores: 422

Envianos tu comentario