NOVA Deportes
Fútbol

En un partido mas aburrido que chiste de tartamudo Gimnasia y Colón igualaron 0-0

Tuvieron la llave los dos. Pero cuando se disponían a colocarlas en la cerradura, aparecieron ellos: los arqueros. Y las puertas quedaron cerradas.

Tuvieron la llave los dos. Pero cuando se disponían a colocarlas en la cerradura, aparecieron ellos: los arqueros. Y las puertas quedaron cerradas. Sobre todo en el primer tiempo, Tomás Durso e Ignacio Chicco, los hombres de guantes de Gimnasia y Colón -respectivamente-, desactivaron las chances de gol, incluidos mano a manos.

Lescano, con lanzamientos hacia él, era su mejor socio. Colón, con línea de cinco, se posicionó bajo. Le costaba salir porque, básicamente, perdía muy rápido la pelota. El arco ajeno le quedaba lejos y, entonces, necesitaba lastimar con ataques al espacio.

Con más vértigo que elaboración de juego, en contra de lo que pretende Néstor Gorosito. Así y todo, con esas limitaciones en la generación de fútbol, llegó dos veces con la potencia de Pierotti, su mejor jugador, que perdió dos manos a mano con el Tripero. Era forzado lo del Sabalero, sin fluidez con el balón, dependiente de alguna aparición individual.

Gimnasia en la segunda parte bajó su ritmo. Un poco porque se fue quedando y otro tanto porque Pipo, con la entrada de Juan Pablo Álvarez, le dio más vitamina a la ofensiva. El delantero aguantó la bocha para que llegaran los volantes. Revitalizo al equipo adelante, que emparejó el trámite y se adelantó en el terreno.

Pero Colón no pudo llevar al fondo de la red ese crecimiento. Y Gimnasia, cunado reaccionó, estuvo cerca de romper el cero, Pero falló en la última estocada. Y se fueron con un punto que les sirvió de poco. Colón, en su segundo partido con Pipo al frente, llegó a nueve juegos sin ganar. Y el Lobo apenas triunfó en uno de los últimos diez.

Lectores: 359

Envianos tu comentario