Opinión

"El virus está circulando en Berisso y no hay que confiarse"

La palabra del infectólogo Santiago Ramírez Borga.

En diálogo con Cadena Radial NOVA, el médico infectólogo, Santiago Ramírez Borga, se refirió a la situación actual del distrito en el marco de la pandemia que va haciéndose cada vez más presente en la región.

“Si lo vemos desde la perspectiva nacional, no tenemos un gran número de casos, obviamente lo ideal es no tener 120, pero la situación también se analiza desde la respuesta del sistema de salud y con 120 casos podemos dar respuestas, incluso con el número de sospechosos”, comenzó exponiendo el médico, aunque advirtió que “no hay que confiarnos y ser precavidos”.

Ingresamos en los meses más complicados por las distintas afecciones y enfermedades respiratorias, eso genera atención. Otro de los ejes que están en agenda es la cantidad de camas de terapia intensiva que haya disponibles.

“Son entre 30 y 40 camas que podemos llegar a tener en toda la región incluyendo los probados. Está previsto que se pueden agregar camas si sobrepasa la contingencia de la terapia convencional. La guardia del Hospital tiene capacidad de transformarse en terapia intensiva si hay aumento desmedido de casos”, puntualizó Ramirez Borga.

“El virus empezó a circular en el mes de abril cuando empezamos a hablar de circulación comunitaria. Con el hecho de hisopar gente esto empezó a aparecer. El virus está circulando en Berisso y no hay que confiarse pensando que si el virus está en la otra punta no me voy a contagiar”, planteó el facultativo .

Y remarcó que “el mapa lo que hace es visibilizar que el virus está circulando por toda la ciudad. Esto no tiene que ser temor sino precaución”, subrayando la necesidad del uso de barbijo y del lavado de manos cómo “medidas que sirvieron de entrenamiento y los dos meses que vienen ahora son los más complicados. Por eso hay que extremar estos cuidados”.

El desarrollo del virus en determinados espacios laborales -en Berisso con lo acontecido en la Línea 202- y el agotamiento son aspectos que se tienen en cuenta pero “lamentablemente la forma de evitar la diseminación de la enfermedad y sin que produzca un daño es tomar precauciones aunque nos molesten”.

“Sabemos que la mayoría se va a contagiar cursando casos leves. Pero si estás personas no se controlan a tiempo pueden llevar el virus y sin querer a seres queridos que son de riesgo y esa población se puede complicar. Esos son los casos que pueden desmadrar la situación”, recalcó el médico.

El transporte público es uno de los espacios de mayor preocupación y el impacto en la sociedad ante el contagio de trabajadores “es materia de análisis”.

“Si uno ve que en el transporte hubo barreras de protección para evitar el contagio, es lo que nos pasa en el hospital, si no me protejo no va a haber contagio. Si en el transporte hubo barrera no hay riesgo”, graficó el profesional, apuntando también al control en los distintos ámbitos.

En cuanto a los cambios de fase, el entrevistado destacó el trabajo articulado dentro del Comité de Crisis: “uno trata de ser dinámico, esto de volver a ‘Fase 0’ o extremar los cuidados depende de cómo se moviliza el virus en la región. Cuando crecen los casos se trata de ser más intenso en las restricciones, uno desde el punto de vista médico pero también están los puntos de vista políticos, económicos y sociales. Hay que felicitar a la gente que a esta altura solamente hubo 120 infectados. Esto es gracias a la gente que entendió lo que se trató de transmitir”.

Lectores: 889

Envianos tu comentario