Política
Pujas en la interna justicialista

El peronismo platense prepara el terreno para desbancar a los Bruera del PJ

Julio Alak, uno de los artífices de un eventual acuerdo -junto a la Cámpora- para destronar a Luis Lugones -bruerismo- de la conducción partidaria. (Dibujo: NOVA)

Con las elecciones partidarias del PJ en la agenda política inmediata –el proceso se postergó por la pandemia-, una gran parte del espectro justicialista de la ciudad de La Plata prepara el terreno para desbancar al bruerismo de la conducción.

Como lo ha publicado NOVA en varias oportunidades, desde hace tiempo hay conversaciones subterráneas –que en las últimas semanas salieron a luz- entre los seguidores del ex intendente Julio Alak –que fue titular del partido mientras fue intendente- y la plana mayor de La Cámpora, que en la capital bonaerense es representada por varios dirigentes, como el ex edil Martín Alaniz –hombre de Máximo Kirchner- o el actual concejal Ariel Archanco, vicepresidente primero del PJ.

Hace más de dos meses hubo rumores de intervención del partido con sede en calle 54 y hace un puñado de semanas versiones sobre la renuncia de Luis  “Lucho” Lugones, actual titular del PJ, con mandato explícito de los Bruera. “El tiempo de ellos ya pasó hace rato, hay que volver a las fuentes”, le dijo un caminador de los pasillos del poder a este portal cuando corrían los rumores de renuncia del tío de Pablo Bruera, Gabriel Bruera Mariano Bruera.

El bruerismo perdió paulatinamente poder en la ciudad después de la trágica inundación del 2013, que dejó la cifra oficial de 89 muertos. Por entonces, Pablo Bruera veraneaba en Brasil, pero al ingenioso equipo de comunicación y prensa del ex alcalde se le ocurrió tuitear que estaba colaborando con los damnificados de La Plata, que vivía la peor catástrofe natural de su historia: esa fue el acta de defunción del espacio, que nació como un vecinalismo para destronar a Alak –luego lo consiguió-, para coquetear con el  kirchnerismo oportunamente –en su momento escondieron la visita de Néstor Kirchner a la ciudad, llevándolo a “pasear” a un barrio de las afueras del casco- y ziguzaguear en todos los rumbos posibles dentro del amplio abanico del justicialismo.

Fue el actual alcalde de la capital bonaerense, Julio Garro (Juntos por el Cambio), quien se encargó de darle la trompada final a Bruera, en el año 2015. Los hermanos conservaron el PJ como único bastión de poder, además de la banca de Guillermo Escudero –todavía con mandato- en la Cámara baja bonaerense.

Para mantener el poder, el bruerismo negoció oportunamente con el camporismo, pero la situación se fue desgastando al punto de convertirse en un hervidero y actualmente está prácticamente rota. El edificio del PJ refleja el grado de realismo de esta situación: el comedor popular no funciona, el mobiliario está desmantelado y acumula deudas impositivas a granel.

Ahora, varios actores del justicialismo local –sobre todo el alakismo y el camporismo- quieren dejar sin nada a los hermanos. También hay sectores vinculados a los movimiento sociales – agrupaciones protoperonistas- que se sumarían y obviamente del sindicalismo arraigado en la ciudad. Otra protagonista que no quiere perder terreno es la concejal ad honorem y funcionaria albertista Victoria Tolosa Paz, que desearía hacerse del PJ como trampolín para quedarse con la intendencia en el 2023. La guerra ya comenzó.

Lectores: 69

Envianos tu comentario

Nombre:
Correo electrónico :
Comentario: