Magdalena
El peligroso abandono de las cárceles

Derrame de desechos cloacales en Magdalena: riesgo para personal penitenciario, internos y población

Derrame de desechos cloacales en Magdalena. (Fotos: NOVA)

El Complejo Penitenciario de Magdalena está compuesto por cuatro Unidades Carcelarias, donde los efluentes cloacales son tratados en una sola planta depuradora común para todos los penales, que ha sido abandonada y carece de mantenimiento: la desidia generó un constante vuelco y derrame de desechos, dentro y fuera del establecimiento.

Las primeras denuncias fueron de internos y el propio personal penitenciario, pero ni la Intervención ni el Ministerio de Justicia hicieron eco del reclamo. Luego, vecinos damnificados por el nauseabundo olor se encargaron de poner el grito en el cielo, tampoco hubo respuestas concretas: solo promesas del intendente Gonzalo Peluso de hablar con autoridades bonaerenses luego de las elecciones.

Como el riesgo está latente y la salud de la población no puede esperar, recurrieron a la Defensoría del Pueblo donde presentaron una denuncia exigiendo la inmediata puesta a punto de la planta depuradora emplazada en la Unidad Carcelaria N° 35 y la construcción de un nuevo sistema que pueda albergar a todas los penales del Complejo.

En el escrito presentado, además de poner en evidencia a las autoridades del Servicio Penitenciario Bonaerense, hicieron hincapié en la gran responsabilidad de la Autoridad Del Agua, que “nunca ha inspeccionado el sistema pese a las quejas y denuncia antes realizadas, permitiendo que los líquido cloacales sean vertidos al medio, sin tratamiento alguno”.

En la denuncia también se nombró a los organismos de derechos Derechos Humanos, que no visualizan un grave riesgo para la población privada de su libertad. Según indicaron, en muchos pabellones y en los patios de las Unidades, los líquidos fluyen y conviven con los presos.

Durante el último tiempo, fue muy común el desborde de cloacas en distintas cárceles de la Provincia, generando que ríos de desperdicios inunden viviendas de distintos barrios aledaños. Tiempo atrás, las aguas servidas de la Unidad Penitenciaria Nº 9 anegaron la calle 11 entre 74 y 75 de La Plata.

Un problema que se patea para adelante

A pesar de que el Municipio y la Provincia comparten bandera política y esa cuestión no sería una complicación para resolver el problema, la pelota se sigue pateando. Hay que tener en cuenta que los líquidos cloacales son peligrosos para la salud porque en ellos proliferan gérmenes, algunos de ellos, muy riesgosos. La contaminación por este tipo de agentes puede provocar desde molestias en el estómago hasta enfermedades complicadas. En personas sensibles o en etapa de crecimiento, puede causar la muerte.

Escherichia coli, salmonella, shigella, leptospira y vibrio cholerae son nombres de gérmenes que no resultan familiares al oído. Pero si hablamos de síndrome urémico hemolítico, hepatitis, fiebre tifoidea, leptospirosis y cólera –enfermedades que se trasmiten por líquidos cloacales– es más fácil de comprender el riesgo.

Hay distintas vías por la que los gérmenes pueden ingresar al organismo. La más común es a través de la boca. Pero también pueden hacerlo a través de los ojos, nariz, oídos o una lesión en la piel. Aunque es menos frecuente, los gérmenes también pueden viajar a través del aire. Esto sucede, por ejemplo, cuando un auto pasa por un desborde cloacal y salpica. Las bacterias pueden viajar a través de pequeñas gotas (que se conocen como “aerosol”) e ingresan al organismo al ser aspiradas.

Lectores: 682

Envianos tu comentario