Correo de Lectores
Desidia en la salud pública

Carta al director del Hospital San Martín: "Volvamos a la vieja escuela"

La carta pone de manifiesto el abandono y la falta de protocolo a la hora de atender a un paciente.

Señor director del Hospital San Martín:

Por motivos ajenos a mi voluntad, como les pasa a todas las personas que se internan en el Hospital que usted gestiona, descubrí con horror la realidad a la que están sometidas.

Por lo cual le paso a contar cómo debería haber sido la experiencia de mi hijo que, sin mutual, tuvo que ser atendido en el Hospital por usted gestionado, tras ser baleado en un intento de robo.

Lo cual, como otros tantos motivos, son indispensables conocer para dar lugar a la empatía tan necesaria, dándole así al paciente uno de los tantos servicios a brindar para restaurar su salud.

Le paso a detallar lo que se hacía en ese hospital década del 80, cuando hice mis prácticas quirúrgicas allí.

Vieja escuela

- Ingreso al Área de Emergencia. Revisación minuciosa del médico a cargo de la guardia teniendo a su lado enfermeros que asisten al paciente complementando acciones que se requieran que, por formación, son de su incumbencia. Colocación de vías, sondas, aporte de oxígeno, etcétera; según la gravedad, se realizará allí mismo la higiene integral, no solo a los efectos de la asepsia necesaria para abordajes sino también para observar si existe alguna lesión provocada por el acto del momento o preexistente. Si no es de gravedad, y de resolución quirúrgica, se lo llevará al área y allí se le realizará la higiene integral, y se lo acondicionará para el acto quirúrgico.

- Todas estas acciones van acompañadas de los formularios correspondientes, donde consten los actores en los diferentes pasos y las especificaciones de las mismas.

- El paciente y la conformación de lo que luego será su Historia Clínica deberán seguir el mismo camino, y al mismo momento, debiendo ser inseparables, no pudiendo ser aceptado un paso siguiente, sin los formularios que identifican las responsabilidades de cada personal hospitalario en la acciones realizados por ellos en el paso anterior. Fecha, hora, área, profesionales actuantes.

- Pasado a sala, deberá haber un cronograma conocido por todos. Pacientes, familiares, y todo empleado del Hospital, ya sea administrativo, de limpieza, camareros, camilleros. Horario que ingresan a la sala los cirujanos, días de curaciones, si las hubiere. Horario en que se da la información a los familiares, a cargo del cirujano que la institución decida, por cantidad de personal, emergencias, etcétera.

- Luego de la resolución quirúrgica, el cirujano a cargo deberá informar a la familia la situación que encontró y como lo resolvió, dando pautas de posteriores cuidados.

- El paciente se deberá encontrar limpio, y con sus necesidades básicas satisfechas.

Ahora, la realidad, triste realidad

Mi hijo entra en el sector de Emergencias, sala 27, el domingo 5 de julio de 2020. Yo llego alrededor de 2 horas luego de su ingreso, tras la llamada de un agente de seguridad a mi casa, informándome solamente que mi hijo se encontraba internado allí, sin más datos.

Me dejan ingresar para verlo, estaba aún shockeado por la situación que fue y la que podría haber sido. Le dije que me iba a quedar afuera, cosa que lo tranquilizó. Lo vio también su hermano de la vida, cosa que también lo reconfortó; hasta ahí muy bien, la red emocional y familiar fue conservada.

Su hermano se fue y yo me quedé afuera de la sala, esperando las acciones que tomarían con él.

Lo llevaron a Hemodinamia, pero esa información, sin ser su función, me la dio Walter, un administrativo que estaba en el sector de admisión de sala 27. Eso me permitió acompañarlo y que sepa que yo sigo ahí, dándole así la oportunidad al residente que hizo la maniobra, contármela. Y que al no poder ponerse un stent, iba a quirófano. Toda esta información la obtuve azarosamente, no había protocolo a seguir, una desprolijidad escandalosa.

Va a quirófano y en dos ocasiones Walter consulta sin yo pedírselo. Tardaron 5.30 horas, es solo voluntad, empatía, las dos veces me tranquilizó a mí y toda mi familia y amigos, que por supuesto no estaban en el hospital, somos responsables y cuidadosos de nuestra salud y de la ajena. Esa es una actitud que no habla de reconocimiento salarial, de empoderamiento, solo habla que él y sus compañeros son una de esas luces que iluminan a ese hospital, ese que otrora fuese un faro guiando a otros hacia el camino correcto. Tanto su predecesor del turno de Walter y su compañero de turno son esas luces. Esas que el sistema abusa, no considera y hasta desconoce.

Terminada la operación, me comenta el camillero que lo llevaron a sala 26, cama 3. O sea, profesional médico ausente. Nadie siquiera sabía decirme el nombre del cirujano actuante. Me dirijo a esa sala. Me dejan pasar porque recién llegaba y estaba solo en la habitación. Absolutamente vulnerable y aun shockeado. Tiene sed, pero no se puede tomar de la canilla, la enfermera dice que hay que comprar agua mineral porque de la canilla no se puede tomar, es asquerosa. Tuve que llamar a su hermano para que nos trajera agua y algunas pertenencias, otra frazada por ejemplo, tenía mucho frío. Me quedé con él, después de darle de comer me dijeron que me tenía que ir, él se sentía más reconfortado, le trajeron ropa porque estaba desnudo. Higienizado levemente lo acondicionamos y nos fuimos.

Al día siguiente, lunes 6 de Julio de 2020, estuve esperando fuera de la sala 2 horas y media, no te atienden, no hay cartel indicativo de nada, éramos al menos 25 personas, ¿y el cuidado del Covid-19? Nos mezclamos pacientes a la espera de una sesión de quinesio, de retiro de sutura, y familiares.

Cuando logro entrar, le acerco la comida, está más animado, se levantó solo al baño, enfermeras ausentes.

Le cambio la cama que tenía aún sabanas ensangrentadas y le coloco funda a la almohada, traída de mi casa. Sigue con frío, reviso la cama y le habían sacado la frazada que tenía, y se la pusieron al ingreso de cama 4, ¿y el cuidado por el Covid-19? ¿Cuánto hace que usted hizo el pedido de ropa de cama? ¿Sabe que hay faltante?

Vienen dos residentes, que no solo no se presentan sino que tampoco sabían (al igual que los enfermeros y empleados consultados) el nombre del cirujano actuante. Le colocan una férula, tenían buenas intenciones, pero ya sabemos que a nivel profesional eso solo no es suficiente. Viene el almuerzo, le acerco la mesita y lo ayudo a sentarse. Come bien, con apetito. Viene alguien (no se identifica) y me piden que me retire, porque no hay visita, por el Covid. Estaba molesto con todos los vendajes sueltos y sucios. Se los cambié e hice las curaciones correctas en todas las heridas.

Durante todo el domingo y hasta ese momento del lunes, nadie vino a limpiar la habitación. Ya estaba yéndome cuando ingresa alguien que tampoco se identifica y dice noooo no puede ser, porque vio las curaciones hechas, me fui, no me quise quedar para explicarle cómo debería haber sido su correcto accionar de haber un protocolo y cronograma informando.

Todo este detallado derrotero de mi hijo por ese precioso hospital le da a usted la posibilidad de cambiar hacia lo correcto. Lo que hoy el mundo llama calidad. Soy diplomada en Calidad, aparte de licenciada en Enfermería y Técnica en Esterilización, y si usted pretende obtener alguna Certificación ISSO, deseche la idea. No está en condiciones.

La decadencia y abandono en que se encuentra ese prestigiosísimo hospital, cuna de brillantes profesionales, solo deja vislumbrar su enorme desinterés por la profesión médica, por la salud pública, por las sanas políticas sanitarias y por la agudeza innovadora necesaria e indispensable dentro de esta pandemia.

Abusan de su efímero poder con ciudadanos que apenas tienen para comer y deben gastar sus recursos en comprar agua. ¿Cuánto hace que no se limpian los tanques de agua, que no se revisan los caños? No tienen sábanas ni toallas en sus casas suficientes para encima tener que ocuparlas en llevarlas al hospital cuando una enfermedad los lleva ahí. ¿Cuáles son sus ocupaciones diarias? ¿Recorre el hospital? ¿Qué cambios propuso? ¿Qué pretende cambiar? Si es que cree que sea necesario.

Por como yo lo veo, cualquiera de los empleados que allí trabaja que reclame cambios, será separado de sus funciones, hostigado y hasta difamado. Porque en una institución tan contaminada pasa eso, para completar el cuadro de injusticias. Este caos en una institución como esa, necesita de muchos pusilánimes, irresponsables y abusivos. Este desorden amerita un cumulo de irregularidades. Ninguno de los profesionales tiene idea de respeto, que en principio sería el de presentarse, decirme que es enfermero, cirujano, residente etcétera. No tienen idea de protocolo alguno. Y aprovecho esta oportunidad para que usted le diga al cirujano que operó a mi hijo, que no solo basta la idoneidad profesional. Que no es Dios (aunque él lo crea) para decidir sin tener que dar al menos un parte donde explique su inmensa sabiduría. Que los pacientes y familiares tienen derechos. Entre ellos, se encuentra el saber su nombre.

A pesar de ustedes, amo ese hospital. A pesar de ustedes, hay gente valiosa, empática, agradable, profesional, dedicada y amorosa.

Espero que sean capaces de modificar lo que haya que modificar. Porque a mi hijo lo trataron de asaltar y por ello llegó hasta allí. ¿Ustedes se sienten a salvo? Porque si están inconscientes, puede que lo lleven al Hospital San Martín.

Licenciada Nora N. Laza

MP 1035

Lectores: 770

Envianos tu comentario