Brandsen
Efecto Coronavirus

Brandsen entregado a la inoperancia del intendente Cappelletti y sus funcionarios

Entre Daniel Cappelletti, intendente de Brandsen y la clínica privada, se tiran el fardo entre sí. (Foto: NOVA)

La situación que se vive en el mundo, en la Argentina y en distintas provincias, ha generado mucha sensibilidad, desconcierto, miedo y confusión a la hora de tomar recaudos precautorios. La ciudad de Brandsen, distrito ubicado cerca de la capital bonaerense, vivió un episodio tan raro como desprolijo, en torno a los fallecidos por el COVID-19.

En un medio local, Noticias Brandsen, hicieron hincapié en las decisiones del municipio conducido por Daniel Cappelletti y todo su equipo de funcionarios, principalmente relacionados al área de Salud.

Más allá de la cuarentena, la problemática comienza el miércoles 8 de abril a las 20, donde el jefe comunal, junto al director del Instituto Médico de Brandsen, Daniel Navarro y el secretario de Salud del municipio, Pablo Costella.

En aquel comunicado confirman un deceso por Coronavirus, tratándose de un masculino de 61 años, quien provenía de la localidad de Lanús, pero se encontraba realizando el aislamiento social obligatorio en el Barrio La Parada de ese distrito, justamente el padre del jugador Walter Montillo.

Luego de este hecho, en la conferencia de prensa también aclaran que al progenitor del fallecido no le hicieron el testeo de Covid-19 y que falleció por "neumonía".  También afirmaron que se iba a proceder con el aislamiento la señora esposa del fallecido de 61 años. Se informa también de un caso sospechoso detectado en el hospital.

Posteriormente, en otro parte de prensa, el secretario de Salud manifiesta que no se informará de los casos por atenerse al protocolo provincial, pero horas más tarde sí lo hace, generando una nube de confusión a toda la ciudad.

En las últimas horas, aparece el caso de una mujer que se encuentra en terapia intensiva, siendo una de las enfermeras del nosocomio privado, y de ahí surge la noticia de dos agentes de Salud, personal en el Instituto Médico de Brandsen, como uno confirmado positivo y el otro como caso de sospecha.

Funeraria

Como si fuera poco, empleados de Sepelios Pourtau señalaron que desde la Clínica donde estaban los fallecidos escondieron datos sobre el virus. Según señaló Gaspar Pourtau, responsable de la firma, “en ningún momento nos avisaron del riesgo, mis empleados retiraron a los fallecidos con guantes y barbijo N°95 porque era una muerte normal. En el certificado de defunción le pusieron causa final: Infarto Agudo de Miocardio”.

Cabe destacar que, con el fallecido el 7 de abril, padre del jugador Montillo, positivo en COVID-19, nadie de Clínica les advirtió sobre que podría tratarse de un posible caso de Coronavirus.

Además, el encargado de la empresa de Sepelios, indicó: “La Clínica se manejó mal. Ellos al tener un caso sospechoso desde “el día 1”, que le hacen el hisopado le tenían que avisar a la Dirección de Salud, en este caso a Costella, y luego él avisa al Ministerio: No se hizo nada de eso. En el certificado de defunción pusieron como causa final de muerte Infarto Agudo de Miocardio, a todo esto, ellos ya le habían hecho el hisopado".

Temores y demás yerbas

Dado la poca transparencia que se dio con el protocolo, muchos de los trabajadores del nosocomio se encuentran en una situación de temor y miedo por hablar, ya que no quieren sufrir ningún tipo de represalias.

Por su parte, el intendente Cappelletti en modo “lavado de manos”, hizo una denuncia en la Comisaría porque se sintió engañado por las autoridades del Instituto Médico de Brandsen, el cual cerró por 14 días.

Lectores: 3359

Envianos tu comentario

Nombre:
Correo electrónico :
Comentario: