Judiciales y Policiales
Daños innecesarios y serias irregularidades

Arturo Segui: denuncian que policías allanaron por error una casa de integrantes del Ejército Argentino

Una de las víctimas de esta mala praxis fue el sargento ayudante José Luis Acosta, de 42 años, quien se encontraba este sábado alrededor de las 18.30, ya de noche, realizando un arreglo de su auto en el garaje del domicilio.
Los policías tiraron al piso y rompieron dos televisores. “¿Tiene sentido eso si buscaban una bicicleta?”, se preguntó Acosta.

Un militar del Ejército Argentino, su esposa, también integrante de la fuerza armada y sus cuatro hijos sufrieron una odisea en su casa de la localidad de Arturo Segui, La Plata, cuando policías allanaron si vivienda por error y ocasionaron daños innecesarios y dejaron a los moradores en shock.

Una de las víctimas de esta mala praxis policial y judicial fue el sargento ayudante José Luis Acosta, de 42 años, quien se encontraba este sábado alrededor de las 18.30, ya de noche, realizando un arreglo de su auto en el garaje del domicilio.

El hecho ocurrió en una vivienda de dos plantas ubicada en 156 y 415, frente a una plaza de la capital provincial.

En la casa se encontraban también la esposa del sargento ayudante del Ejército, y los cuatro hijos, entre ellos un menor de 3 años, no vidente.

De pronto, los moradores de la vivienda escucharon ruidos y gritos. Algunos pensaron que se trataba de un robo, un hecho de inseguridad.

Lo que pasaba era que habían llegado cinco patrulleros con policías del Gabinete Técnico Operativo de la comisaría de Villa Elisa y del Grupo de Apoyo Departamental (GAD).

Los policías, sin necesidad alguna, de acuerdo a Acosta, rompieron una puerta para irrumpir en el domicilio, le gritaron para que se tire al piso y lo obligaron a poner sus manos atrás, y las ataron con precintos.

“Uno de los policías me apuntó con su arma reglamentaria a mi pecho y me dijo: “Tirate al piso’”, contó Acosta.

El sargento ayudante contó que los policías tenían una presunta orden de registro en el marco de una causa por el robo de una bicicleta amarilla rodado 26.

“Buscaban a un tal Franco Villanueva, alguien que no conozco. Y por supuesto no estaba ese joven y tampoco la bicicleta”, agregó el damnificado.

Acosta contó que los investigadores policiales cometieron múltiples errores. “Vinieron con un solo testigo. No revisaron bien la casa. De hecho, una de mis hijas se pensó que eran ladrones y se escondió entre una cama y un modular, y no la encontraron”.

“Un policía le sacó la cuchara que mi hijo de 14 años tenía en la mano, ya que estaba merendando, y se la revoleó, una reacción violenta que nada tenía que ver en el contexto”, agregó Acosta.

“La inteligencia policial fue muy pobre. No entiendo cómo pudieron relacionar a ese joven que no conozco con mi familia. Por supuesto voy a iniciar acciones legales por lo sucedió”, adelantó el integrante del Ejército Argentino.

El hombre recordó que en el allanamiento se identificaron dos oficiales con los apellidos Arias y Bustos, y en teoría el registró fue pedido por la Unidad Funcional de Instrucciones (UFI) número 7.

Los policías tiraron al piso y rompieron dos televisores. “¿Tiene sentido eso si buscaban una bicicleta?”, se preguntó Acosta.

La familia Acosta quedó alterada. Casi no pudieron dormir y quieren explicaciones.

Lectores: 512

Envianos tu comentario