Panorama Político Platense
El escenario

Alak comienza a ejercer el rol de armador y dilata la decisión de una candidatura

Experto en el arte de equilibrismo del poder, el ministro de Justicia bonaerense tendrá un rol protagónico en las elecciones de 2023. Fue un pedido de Axel Kicillof, que lo quiere de candidato. (Dibujo: NOVA)

El gobernador Axel Kicillof le abrió a Julio Alak, un de las puertas de la ingeniería preelectoral en el distrito que gobernó durante 16 años: cuatro mandatos continuos entre 1991 y 2007, cuando fue sustituido en el Palacio de calle 12 por el insistente Pablo Bruera, que se despegó de su ex jefe para jugar con un sello vecinalista (Frente Renovador Platense), que consiguió desplazar por acumulación de insistencia después de un par de elecciones.

Varios párrafos aparte (que no se abordarán en esta, columna) merece la debacle del bruerismo, que se inmoló en 2013, cuando la ciudad de La Plata sufrió los estragos de una trágica inundación, con una cifra oficial de al menos 89 muertes. La decadencia se coronó tras un tuit desafortunado, innecesario y demagógico difundido por el equipo de comunicación a cargo, por entonces, de su hermano, el ex diputado bonaerense Gabriel Bruera, desplazado por el macrista Julio Garro en el 2015.

Como explicó NOVA en este espacio la semana pasada, si es por Kicillof impulsaría la candidatura de su ministro de Justicia, que no necesita carta de presentación en la capital bonaerense pero su alejamiento del territorio le hizo perder fuego electoral.

Tras perder la intendencia, fue obligado a las urnas por pedido expreso de Néstor Kirchner, el destino del "Turco" fue Nación, donde el ala dura del kirchnerismo usó sus servicios en la gerencia de la deficiente Aerolíneas Argentinas, y luego, como ministro de Justicia del cristinismo.

Kicillof sabe que Alak no jugará por la intendencia. Conocedor del paño, al oriundo de Benito Juárez le conviene el doble rol de gestor en Justicia y armador en las sombras. Se dijo: su poder territorial no es ni por asomo el de antes, pero Alak conservó una dosis relativa de influencia en el armado de las listas.

Desde su eyección de la comuna pudo acomodar piezas en el inefable tablero político del kirchnerismo, que no lo consideró nunca como “propio”, pero supo utilizar su pragmatismo y rodaje político.

En los últimos días, El ex jefe comunal deslizó que no definirá hasta última hora su “candidatura”. Mientras tanto, ejercerá el arte de tejer acuerdos y consensos en el hormiguero pateado del Frente de Todos (FdT) platense.

"Voy a caminar todo los barrios para movilizar el peronismo, pero decidiremos candidatura en junio", avisó, jugando el juego que mejor le sale.

Un presente distinto

En tiempos de bonanza, Alak supo ostentar una superpoblada "mesa chica", que conformaron, entre otros, el ahora operador massista Raúl "Cabezón" Pérez, el "Negro" Carlos Bonicatto (fue diputado bonaerense y Defensor del Pueblo, y en su momento bautizado “el intendente sucesor que no fue”); el ex senador Juan "el tío" Amondarain, el ex diputado nacional Carlos Martínez, Alberto Delgado (baqueano eficaz de la periferia platense; el hombre que le manejaba los barrios al de Benito Juárez) y Darío González, entre otros.

Alak se mudó a diferentes rumbos políticos conforme a la coyuntura del momento. La mesa de hoy tiene nombres de menor peso, aunque dirigentes leales, de otra generación.

Dos casos: los ex ediles Sebastián Tangorra (asesor en Justicia) y Norberto "Chucho" Gómez (Anses), dos "puros" sin el protagonismo de antaño. Y en el entorno de confianza, otros que no pueden garantizar territorialidad, porque como dicen en su círculo íntimo “esos eran otros tiempos”. Un caso es el de Lucía Iañez, a quién logró colar en la Cámara de Diputados en la última elección.

Las tres cartas del FdT

Pero la muñeca política no se pierde y en ese rol, al ministro bonaerense puede oficiar de ordenador en el panperonismo de la capital bonaerense, que, como se describió en reiteradas oportunidades, tiene para pelear la intendencia a la ministra albertista Victoria Tolosa Paz y la titular del Instituto Cultural Florencia Saintout, rivales políticas acérrimas. Ambas ya empezaron a armar por sí la bendición llega desde la Casa Rosada, en el caso de la titular de Desarrollo Social o el Instituto Patria, en el caso de la ex decana de Periodismo.

Tampoco se descarta la participación en las internas peronistas, del actual concejal y ex juez Luis Federico Arias, quien en elecciones anteriores ha formulado una excelente performance sin aparato político ni respaldo de dirigentes de peso.

Lectores: 901

Envianos tu comentario