Martín Vestiga
Una producción de NOVA

Martin Vestiga y la ex diputada bonaerense que abandonó el barco del lavagnismo...

Martín Vestiga (Dibujo: NOVA)

Sagaz como siempre. Intrépido e inquisidor. Adjetivos que sólo califican a Martín Vestiga, un asiduo colaborador de NOVA que vive trabajando y que, en sus ratos libres, investiga como pocos. Todo un adicto a su profesión.

Transitando por las diagonales platenses, caminando paso a paso en pleno otoño de este movido año electoral, me encontré con mi inefable informante Pedro Gado, un tipo que cuando tiene todas las luces puestas te tira la posta pero cuando amanece con los cables pelados, más vale perderlo que encontrarlo. En esta ocasión, el tipo estaba "iluminado" digamos...

Peter salía de un bar cercano al municipio de La Plata, uno de esos búnker en donde la fauna política de la capital bonaerense suele ir a rosquear entre café y café.

-¿Martín, hermano, cómo va tanto tiempo?

-Bien Pedrito, es cierto, no nos vemos hace rato…

-Cierto, pero a esta altura poco importa, vamos al grano… Te cuento, recién, hablando del quilombo que es el lavagnismo en la ciudad, me contó un armador del espacio que está todo revoloteado; nadie sabe para dónde ir, y para colmo, ya hay fugas de “dirigentes” por las idas y vueltas que el viejo está teniendo para armar el esquema en la ciudad.

-Y… no es para menos, Roberto Lavagna se encaprichó con no jugar la interna en Alternativa Federal y eso le quitó expectativas a los que se habían anotado en la foto electoral. Aunque hay muchos también que pueden tener dudas simplemente porque siempre las tuvieron en su carrera política.

-Bueno, justamente de eso me habló este muchacho. Al parecer el armador local, el ex diputado massista Juan José Amondarain, ya había “bendecido” a una ex diputada bonaerense del peronismo para que sea precandidata a la intendencia. Pero ahora, la chica esta huyó como rata por tirante porque vio que podía "quemarse" nuevamente dada la baja intención de voto del ex ministro de Economía K en la ciudad… Capaz la conocés, se llama Valeria, y siempre dice que tiene un apellido "instalado".

-Pero claro… ¿a Valeria Amendolara te referís? Era de esperar, vos calculá que nunca se la jugó mucho en materia política. Llegó en su momento a la presidencia del Concejo Deliberante gracias a los Bruera, que la bancaron políticamente y lo mismo ocurrió cuando desembarcó en la Cámara baja…

-Exacto, una oportunista, en fin. Igualmente en el lavagnismo de acá dicen que nunca se había comprometido del todo. Que había aparecido solamente en un plenario que organizó hace un mes Amondarain para mostrarse un poco, pero no mucho más.

-Mirá… y bueno, en su momento se ufanaba de ser la “prima” de los Bruera, en realidad jamás tuvieron parentesco alguno y a pesar de eso la bancaron bastante, hasta que se cortó sola y después de que se le venció la banca desapareció del mapa político.

-Por ahí viene la mano parece. Igual, el espacio es un hormiguero pateado. Lo que parece ahora es que van a subir un poco las acciones del concejal Luciano Sanguinetti, que era el otro que podía encabezar la lista local. También quiere mojar el pancito la concejal Lorena Riesgo

-Todo es posible en esta ciudad de locos Pedrito, gracias por la data. Me voy porque tengo que dormir una siesta. Portate bien y nos vemos en cualquier esquina…

Lectores: 376

Envianos tu comentario