Judiciales y Policiales
Piden que se investigue a fondo

La madre de Johana Ramallo aseguró: "No hubo un juez, no hubo un fiscal, no hubo nadie que haya escuchado"

  • Marta Ramallo, madre de Johana, quien estuvo desaparecida durante largos meses y fue hallada sin vida recientemente. (Foto: NOVA)
    Foto 1 de 2
  • Marta Ramallo, madre de Johana, quien estuvo desaparecida durante largos meses y fue hallada sin vida recientemente. (Foto: NOVA)
    Foto 2 de 2

Por Isaac Quispe Rojas de la redacción de NOVA

“Si en su momento quisieron que salgamos a hablar de las terribles noticias que recibimos el 30 de abril, déjenme decirles que atrás mío hay un dolor inmenso y no era dar la noticia. Yo necesitaba todo un proceso. Necesito hacer mi duelo con mi familia, abrazar a mi nieta y que sostengamos juntas para pedir justicia, verdad y memoria”, afirmó emocionada en rueda de prensa Marta Ramallo, madre de Johana.

Por su parte, Víctor Hortel, abogado de la familia, explicó que desde el momento en que Marta tuvo la entrevista con el juez federal el caso entró en secreto de sumario y asumió el compromiso de no brindar información para no frustrar las investigaciones y medidas como intervenciones telefónicas y seguimiento de personas sospechosas.

Asimismo, el abogado destacó que cuando la causa pasó del fuero provincial al federal todo lo que derivó en el hallazgo de los restos de Johana fue obra de Marta. “Porque hay algunas lecturas que parecen responsabilizarla a ella del resultado de la causa, cuando en realidad lo único que hizo fue buscar a su hija”, enfatizó el abogado.

De acuerdo con Hortel, si bien la justicia federal puso mucho empeño, “parece que todavía no tienen los resortes ni la capacidad de buscar a chicas como Johana. Hay un déficit del sistema contra el cual nosotros luchamos”.

Por el momento, se anunció que el 5 de junio habrá una nueva pericia donde intervendrá el Equipo de Antropología Forense que, por pedido de la defensa y la familia, participará activamente de todos los estudios. “Marta autorizó a que se extraiga material genético para ser analizado por el Equipo”.

Marta admitió que se pudo reunir con el juez Adolfo Ziulu que atiende en la causa. “Fue muy amable, como en su momento lo fue [Betina] Lacki, como lo fue [Ernesto] Kreplak. La mirada hacia los jueces federales es que no les creo, porque yo la reclamé durante 21 meses todos los días”, enunció la madre.

“Les reclamé a jueces y fiscales que busquen a Johana con vida, como me la llevaron. Busqué que investiguen la zona, busqué que investiguen a cada uno de los que estaban nombrados en causa como testigos, como sospechosos. No hubo un juez, no hubo un fiscal, no hubo nadie que haya escuchado que Johana no estaba perdida, sino que estaba desaparecida”, exclamó Marta.

Como se recuerda, el 30 de abril se confirmó que los restos humanos hallados en las playas de Palo Blanco, en la costa de Berisso, en agosto del 2018, pertenecían a la joven Johana Ramallo. Ese mismo día, su madre mantuvo una audiencia con Ziulu.

“Las palabras del juez fueron las que derrumbaron mi vida por segunda vez”, porque los peritajes habían dado positivo. “En ese momento mi vida se derrumbó otra vez, quise hacer muchísimas preguntas, pero no pude, no pude porque me preguntaba a mí misma una y otra y otra vez, por qué a ella, por qué nadie la escuchó, por qué nadie nos escuchó a nosotras como mamás cuando venimos reclamando que nuestras pibas aparezcan vivas”, se conmocionó Marta en medio de un profundo dolor.

Respecto del accionar de la Fiscalía, Hortel afirmó que Lacki nunca investigó una trata de personas que es lo que siempre reclamó la familia, sino que la fiscal se aferró en la línea de averiguar una búsqueda de personas. “En función de las presentaciones que hizo la querella, ella se declaró incompetente y mandó todo al juzgado federal”, indicó el abogado.

Como se sabe, Johana fue vista por última vez en la esquina de 1 y 63, el 26 de julio de 2017. De acuerdo con la familia, la joven se encontraba en situación de prostitución y habría sido secuestrada por una red de trata que operaría en La Plata de manera impune con la complicidad policial.

Desde ese día, su madre, Marta denunció la desaparición de su hija de manera inmediata. Johana trabajaba en el programa social Ellas Hacen en la estación Gambier de Los Hornos. En su búsqueda, todos los 26 de cada mes, se manifestaron diversas organizaciones feministas, políticas, sociales y sindicales de la ciudad, que acompañaron a su familia.

Lectores: 420

Envianos tu comentario