Información General
Basta de impunidad

Volvieron los escraches: organismos de derechos humanos repudiaron a un genocida en La Plata

  • Las organizaciones de derechos humanos se congregaron en Plaza San Martín para marchar hacia el domicilio del genocida. (Foto: NOVA)
    Foto 1 de 2
  • Leopoldo Luis Baume cumple arresto domiciliario en su departamento de 49 entre 12 y 13. (Foto: NOVA)
    Foto 2 de 2

Por Isaac Quispe Rojas de la redacción de NOVA

Organismos de derechos humanos y organizaciones políticas nucleadas en la Multisectorial La Plata, Berisso y Ensenada realizaron un nuevo escrache contra el genocida Leopoldo Luis Baume, quien fuera integrante de la policía bonaerense y, hasta febrero de 1977, tuviera bajo su responsabilidad al Centro Clandestino de Detención (CCD), Sheraton.

Cabe recordar que, el 25 de marzo de este año, Baume fue sentenciado a 8 años de prisión en la causa “Sheraton” por ser responsable de cinco privaciones ilegales de la libertad y torturas. Pero el Tribunal Oral 1 de Capital Federal ratificó la prisión domiciliaria y dictó una condena en suspenso hasta que la sentencia quede firme, por lo que el genocida volvió hasta su casa en La Plata.

La concentración de los organismos de derechos humanos empezó al promediar las 16 horas en Plaza San Martín, y desde ahí se movilizaron al domicilio de Baume en 49 entre 12 y 13, donde los esperaba un fuerte operativo de seguridad montado por las fuerzas policiales. “Que los vecinos sepan que están viviendo con un genocida”, proclamaban desde los altoparlantes los manifestantes.

Julio Avincento, de Hijos La Plata, le aseguró a NOVA que “Baume fue integrante de las patotas de la última dictadura”, a su vez, consideró que la domiciliaria significa “una situación de impunidad” que lo que hace es “relativizar toda pretensión de condena y sanción” por crímenes de lesa humanidad, que son crímenes gravísimos que no prescriben.

Pero la situación excede a Baume, porque hay más de 650 represores en todo el país que gozan del beneficio de la prisión domiciliaria, medida que ha pasado de ser una excepción, a ser una regla. “No puede ser que un tipo ya condenado esté en su casa pese a haber sido encontrado responsable de varios delitos”, se indignó el vocero de Hijos.

Cabe precisar que, desde agosto del año pasado, Baume está siendo juzgado junto a otros 18 genocidas, entre ellos Miguel Osvaldo Etchecolatz, acusado por 52 casos de secuestros y torturas en el juicio conocido como la Brigada de Investigaciones de San Justo.

Finalmente, es necesario recordar que los escraches se inauguraron en los años 90 impulsado por la agrupación Hijos, cuando estaban vigentes la leyes de impunidad de Obediencia Debida y Punto Final y no había posibilidad de juzgamiento porque el Estado se negaba. “Vamos a retomar esta modalidad de escrache porque no puede ser que aun estando condenados, [los genocidas] sigan en su casa como si nada”, culminó Avincento.

 

Lectores: 367

Envianos tu comentario