Judiciales y Policiales
Iniciativa pionera en Latinoamérica

Equinoterapia en contexto de encierro: más de un centenar de beneficiados por el programa "Libres para Montar"

  • El SPB es pionero en Latinoamérica en llevar adelante un proyecto de este tipo.
    Foto 1 de 6
  • El proyecto cuenta con el apoyo de la Subsecretaría de Política penitenciaria del Ministerio de Justicia.
    Foto 2 de 6
  • La iniciativa comenzó con internos con patologías psiquiátricas de la Unidad 10 y luego de las Unidades 34 y 45, todas de Melchor Romero.
    Foto 3 de 6
  • Unos 40 alumnos y 70 voluntarios privados de la libertad se vieron beneficiados hasta el momento por el programa de equinoterapia.
    Foto 4 de 6
  • El proyecto cuenta con el apoyo de la Subsecretaría de Política penitenciaria del Ministerio de Justicia.
    Foto 5 de 6
  • La iniciativa comenzó con internos con patologías psiquiátricas de la Unidad 10 y luego de las Unidades 34 y 45, todas de Melchor Romero.
    Foto 6 de 6

En el marco de las actividades de asistencia y tratamiento que se desarrollan en las cárceles del Servicio Penitenciario Bonaerense (SPB), unos 40 alumnos y 70 voluntarios privados de la libertad se vieron beneficiados hasta el momento por el programa de equinoterapia “Libres para Montar”.

Al respecto, se destaca que la semana pasada, representantes de Libres para Montar expusieron “Una experiencia innovadora con mujeres psiquiátricas dentro del Servicio Penitenciario”, en el XXXIV Congreso Nacional de Psiquiatría enfocado en cuestiones de género que se llevó a cabo en Mar del Plata. Allí narraron el trabajo con las internas de la Unidad 45 y el caso de Jeremías, el hijo de una interna de la Unidad 33 Los Hornos que recibió asistencia con equinoterapia en la Unidad 10 Melchor Romero.

El SPB es pionero en Latinoamérica en llevar adelante un proyecto de este tipo, y cuenta con el apoyo de la Subsecretaría de Política penitenciaria del Ministerio de Justicia, que conduce Gustavo Ferrari.

La equinoterapia es una disciplina física y mental de la cual son beneficiarios internos de distintos penales de la provincia de Buenos Aires, y el objetivo en un futuro cercano es expandir la actividad a internos de otros establecimientos carcelarios e incluir también al personal penitenciario.

Este programa de Actividades Asistidas con Animales (AC.AS.A) comenzó con internos con patologías psiquiátricas de la Unidad 10 y luego de las Unidades 34 y 45, todas de Melchor Romero; además se formó un voluntariado integrado por aquellos detenidos que se encuentran bajo el artículo 100 (régimen autogestivo, con salidas transitorias); se amplió el tratamiento a hijos de internas de la Unidad 33 de Los Hornos y recientemente a valetudinarios alojados en la Unidad 25 de Olmos.

Con el propósito de mejorar la calidad de vida de los internos, se basa en el adiestramiento y entrenamiento del caballo y capacitación permanente del personal. El programa tiene actualmente unos 15 participantes, 3 voluntarios, 6 coordinadores del equipo interdisciplinario, a cargo de Norma Curima, y para llevar a cabo las actividades cuenta con 6 caballos en la Unidad 10 y 2 en la Unidad 25.

Los objetivos de este programa son procurar una utilización constructiva del ocio; fortalecer actitudes de auto-cuidado; canalizar dificultades personales; reducir la necesidad de medicación; ofrecer instancias de aprendizaje de nuevas habilidades y oficios laborales; motivar la participación en instancias recreativas y lúdicas; favorecer la reinserción social; fomentar la sociabilización; reflexionar sobre la propia identidad y auto-imagen; procurar una mirada ampliada sobre el mundo externo; complementar otras actividades de la institución.

“Es voluntario, recreativo, lúdico, al aire libre, salir del contexto de encierro con miras a su reinserción social, trabajamos para reducir los conflictos y el impacto terapéutico respecto al aseo, al ocio, al orden, a la escucha”, expresó Norma Curima. Además, agregó que no todos montan ni es el objetivo, pero hay alumnos que han elegido montar, empiezan a aprender para poder participar en un futuro en un concurso para-ecuestre de equitación adaptada.

En tanto, la psicóloga Anabela Martín explicó que “el objetivo es ofrecer herramientas para cuando tengan algún beneficio o cuando se vayan en libertad. Trabajamos actividades de la vida cotidiana (como lavarse los dientes, peinarse), que las incorporen y que tengan un mejor vínculo con sus compañeros. La idea es que mejoren la convivencia con sus pares dentro del pabellón. Nos hace bien y les hace bien a los internos”.

José Luis, un interno de 31 años, que se encuentra alojado en la Unidad 10, es voluntario del programa y contó que está “de lunes a viernes de 8 a 16 está continuamente trabajando con los animales, manteniendo el lugar, acompañando y tratando de ayudar a los demás en cómo montar, cómo limpiar, conocer al animal”.
Oriundo de Temperley, comentó que le quedan 2 años para salir en libertad, y destacó que se interesó en formar parte del programa “porque te sirve para uno mismo, aprender algo, lo que más me modifica es tener una responsabilidad para el día de mañana, levantarme temprano, venir a trabajar, ayudar, me ayuda a cambiar mi forma de ser que capaz que en otra época mía no lo haría. Estando acá me ayuda a poder adaptarme para el día de mañana tener un trabajo y ser responsable”.

Desde sus inicios, el Programa cuenta con la colaboración del Centro de Equitación para Personas con Discapacidad y Carenciadas (CEDICA), con el objetivo de fortalecer su funcionamiento y capacitar a su personal.

Lectores: 431

Envianos tu comentario