Información General
Piden donaciones

"Padrino Yeyo", el comedor en el corazón de La Favela que le abre la puerta a los que más lo necesitan

Comenzaron con un solo día y en esa misma semana aumentaron a cuatro. (Foto NOVA)

Por Isaac Quispe Rojas de la redacción de NOVA

"En el barrio siempre se necesitó un comedor y hoy más que nunca, no está bien la situación", aseguró Sergio Quintana de 39 años en los estudios de NOVA. Él es un vecino del barrio La Favela de la localidad de Tolosa que forzado por el duro contexto social que atraviesa el país se animó a abrir un comedor comunitario.

Hace 10 días atrás, estaba almorzando con su familia cuando "empezamos a hablar con mi hijo y dijimos: que bueno estaría armar un comedor para los pibes que están pasando necesidad muy brava". A lo que su hijo le respondió: "hay que hacerlo".

Así fue como inició lo que hoy se conoce como comedor "Padrino Yeyo", ubicado en calle 531 entre 16 y 17, que fue pintado y reacondicionado para su inauguración. Eligieron el nombre en honor al padrino de Sergio que ayuda a mucha gente en el conurbano bonaerense. De una manera u otra los vecinos les fueron donando los alimentos y, así las cosas se pusieron manos a las obras sin pensar que el hecho iba a tener tanta repercusión pese a que la convocatoria fue hecha de boca en boca y un cartel en la puerta del centro comunitario.

Sólo el primer día asistieron con una cena a cerca de 200 chicos y 50 personas mayores, contó Sergio, que inmediatamente agregó: "Te llena el alma ver a un niño comer". Eso los llevó a repensar la idea de abrir solo un día. Esa misma semana aumentaron los días: lunes y viernes cena y martes y jueves merienda.

Con ese objetivo, las 35 personas que colaboran ya empezaron a buscar colaboraciones en "panaderías, supermercados, negocios de limpieza", aseguró Raúl Albo, otro de los impulsores del comedor. El barrio que se solidarizó es la colaboración de todo.

Quienes organizan el centro comunitario piden la colaboración y la solidaridad de quienes puedan donar algo para que el comedor se sostenga en el tiempo y puedan seguir alimentando a los chicos del barrio. "Porque cuando vienen a decirte tengo hambre, ¿qué le decís?", se preguntó Quintana.

Lectores: 408

Envianos tu comentario