Berisso
Capítulo II

Miguel De Boe: el escalofriante relato de su principal víctima, una menor de 16 años

P.M., es la denunciante de 16 años quien prefiere preservar su identidad. (Foto: NOVA)

Miguel De Boe está denunciado, entre otras causas penales, por maltrato infantil y violencia de género contra las hijas menores de una mujer con quien mantuvo un amorío temporal. Esto fue primicia de NOVA yahora la principal víctima dialogó con este medio para relatar los métodos violentos de este sujeto que además de violento sería alcohólico y, aparentemente, también drogadicto.

P.M. tiene tan sólo 16 años y en los últimos 9 o 10 meses comenzó a vivir un calvario gratuito: malos tratos, agresiones, amenazas, entre otras metodologías. Llegó un momento en que tuvo recurrir a la Justicia, que no da las respuestas necesarias, para poder frenar esta situación caótica para ella y su hermana de 8 años.

Todo comenzó un domingo de agosto del año pasado: “Él estaba golpeando una botella de plástico contra la mesa, yo le dije que parara. Era domingo, al otro día era día de escuela. Estaba alcohólico, estaba tomando con un par de personas en el comedor de mi casa. Me dijo: ‘andá vos pendeja de mierda, después vamos a hablar’, como si fuera mi papá. Se desubicaba”, comenzó su descargo la entrevistada.

Esto sólo fue el puntapié inicial de un sujeto que habitualmente utiliza la violencia como expresión, como forma de ser. Este panorama asustó a la víctima: “Capaz al loco le pinta algo peor y no sé de lo que es capaz. Me dio miedo más que nada por mi hermanita”, contó.

Pero si para nuestro asombro este relato ya es escalofriante, aún puede ser peor: “Mi hermana (de 8 años) me contó que ella salía del baño y se estaba cambiando en la pieza y él se metió. Siempre fue de mandarse…”, reveló P.M. asegurando que el agresor observó desnuda a la niña al menos en una oportunidad.

Además, la entrevistada también vivió una situación similar a la de su hermanita: “Había veces que yo estaba en pelotas y me tenía que cambiar porque escuchaba que alguien entraba”. Pero a De Boe, al parecer, también le gusta el exhibicionismo en casas ajenas: “Una vez entré yo a mi casa y el flaco estaba en pelotas, en mi casa…”, advirtió.

Los malos hábitos acompañarían al acusado hace un tiempo: sería borracho y también un asiduo consumidor de cocaína, algo que la víctima se animó a confirmar: “Por las actitudes que tiene, aseguro ciegamente que sí”, sostuvo. Y agregó que es “alcohólico al ciento por ciento”.

Después de tanto calvario, finalmente el 15 de enero de este año, P.M. llevó a la Justicia el tema con apoyo de su verdadero padre y las autoridades no están a la altura. A pesar de tener una restricción perimetral, él la violó en siete u ocho oportunidades y cuatro veces se reportó la desobediencia: “Él estaba en mi casa, yo llegaba, rezongaba y se iba”, detalló.

La última ocasión que De Boe se presentó en el domicilio, a pesar de la restricción, fue el pasado lunes 8 de abril. La Policía fue notificada pero al arribar al hogar, ya se había retirado. Sin embargo, toda esta situación le salió demasiado caro: “Mi mamá me echó, me dijo: ‘agarrá tus cosas y andate’”, describió.

Por otra parte, la joven envió un mensaje a la Justicia que no reacciona a tiempo: “La que es responsable del Juzgado 7 (de La Plata) se llama Karina Bligardi, ¿qué está esperando que me pase algo a mí o mi hermanita?”, reflexionó.

Por último, la denunciante expresó lo que desea para concluir con todo este calvario: “Quiero la exclusión de mi mamá porque me soltó la mano por este alcohólico que trató mal a sus propias hijas. Mi papá nos está defendiendo y mi mamá no hace nada por nosotras”, concluyó.

Lectores: 717

Envianos tu comentario