Política
Reuniones y posicionamientos sectoriales en la 8va

El silencio del Instituto Patria y la instalación de Saintout, alientan rumores de internas en el peronismo ampliado

Todos hablan de enfrentar a Garro pero hay fisuras en el mosaico de espacios que componen el panperonismo. (Dibujo: NOVA)

“Unidad a través del diálogo evitando la interna” o “unidad con las PASO como ordenadoras”, son las dos variantes que se manejan en el panperonismo para dirimir las grietas internas que, a raíz de la variedad de espacios involucrados y los intereses por conquistar lugares en las listas, se darán  en la capital bonaerense a la espera de definiciones oficiales.

En las últimas semanas, la diputada bonaerense Florencia Saintout colmó las calles de la ciudad con carteles que impulsan su precandidatura a la jefatura comunal, hecho que agitó las aguas en el peronismo, donde hace algunos días otros sectores se juntaron a evaluar la posibilidad de pedir pista para una interna contra la ex decana de la facultad de Periodismo, señalada como “la candidata de Cristina”, quien estuvo en el barrio Altos de San Lorenzo en un acto referenciado con el recientemente fundado Ateneo Néstor Kirchner, donde también confluye la agrupación Kolina de Carlos Castagneto.

Bajo la consigna “propiciar PASO en la octava sección electoral evitando habilitación de listas colectoras que fragmenten la construcción de una alternativa política unificada del peronismo”, dirigentes del peronismo tradicional –con presencia de brueristas y alakistas- y el espacio kirchnerista que juega para la edil Victoria Tolosa Paz, entre otros, coincidieron en un mitin que tuvo lugar en  un conocido restó de la ciudad, el pasado fin de semana.

En el encuentro, que al decir de un dirigente presente sonó “a marcación de cancha”, se suscribió un documento que fue rubricado con firmas de dirigentes de nombres gastados identificados con el ex intendente Julio Alak –el ex diputado Carlos Bonicatto, el edil Norberto Gómez, el ex titular del Concejo Roberto Prandini-; del PJ orgánico conducido por el bruerismo –su titular, Luis Lugones, el ex concejal Gabriel Bruera y el diputado bonaerense Guillermo Escudero-, la propia Tolosa Paz, además de ex legisladores y funcionarios vinculados al sciolismo como la economista Silvina Batakis, el ex ministro de Educación Mario OportoGustavo Di Marzio, ex diputado del Movimiento Evita, entre otros.

También hubo presencia de dirigentes enemistados con el camporismo como el ex concejal Guillermo Cara (JP) y de gremialistas como Miguel Forte –edil del moyanismo- u Octavio Miloni (ADULP).

La consigna con la que “se vendió” el encuentro, se supo, fue “la unidad para llegar fortalecidos a las urnas”, pero hubo un malestar generalizado por la falta de definiciones concretas de la cúpula del cristinismo, que tiene al diputado Máximo Kirchner como el ejecutor oficial de las bendiciones de CFK, quien se inclinaría por Saintout para disputarle la intendencia al macrista Julio Garro.

“El problema es el de siempre: hay muchos espacios y muchos nombres para pocos lugares”, resumió un experimentado militante del justicialismo local, haciendo alusión a las tres bancas que renueva el Senado y los doce escaños que pone en juego el Concejo.

Con todo, el camporismo apuesta a quedarse con la bendición oficial evitando las PASO. En calle 12, la situación no hace más que generar bienestar electoral. "A río revuelto, ganancia del pescador", repiten. 

Lectores: 522

Envianos tu comentario