Judiciales y Policiales
Detenidos hace casi un año

Piden la libertad de cuatro jóvenes acusados de asesinato con falsos testimonios

Familiares de los jóvenes detenidos exigieron justicia. (Foto: NOVA)

Por Isaac Quispe Rojas de la redacción de NOVA

La madrugada del 13 de marzo del 2018, Miguel Heredia recibió un disparo en la cabeza en calle 18 y 525, en el barrio El Mercadito de la localidad de Tolosa, y a los dos días falleció en el hospital. Por ese trágico hecho están detenidos cuatro jóvenes, cuyas familias aseguran que son inocentes, por lo que piden la reconstrucción de los hechos para que el caso se esclarezca.

De acuerdo con las familias de los imputados, ellos están detenidos injustamente solo porque fueron involucrados por 7 testigos que aparentemente se encontraban en el lugar, pero que habrían brindado falsos testimonios con el afán de inculpar a Juan Talerico, Cristian Godoy y a los hermanos Adrián y Claudio Torres.

Sobre el tema, NOVA se comunicó con Fabiana Vera, madre de los hermanos Torres, quien denunció que en la causa hay varias irregularidades. “Los testigos tienen dos acusaciones distintas: en la primera no se acuerdan de nada y en la segunda lo único que coincide son los apellidos”, precisó.

Tiempo después, 2 de los 7 testigos se presentaron con reserva de identidad y declararon la verdad de lo sucedido, en el que señalan que fue Jonathan Heredia, alias “Pepe”, quien le disparó a su hermano Miguel. Y en el barrio “todo el mundo comenta que el que lo mató fue Jonathan”, afirmó Vera.

Luego del crimen, “Pepe” habría amenazado con un arma de fuego a los testigos para que nombraran a Talerico, Godoy y a los hermanos Torres. Tras esa acusación, hace 11 meses y medio que están detenidos en el penal de Olmos y en la Unidad 9, pese a que se presentaron muchísimas pruebas para demostrar su inocencia.

“Lo que venimos pidiendo desde hace 8 meses es la reconstrucción del hecho porque hay pruebas fundamentales para demostrar la inocencia de ellos”, imploró la madre, quien agregó que, de los 7 testigos, “dos de los que involucraron a nuestros hijos ya desaparecieron. No se los encontró más por ningún lado”, aseguró.  

Pese a esos elementos, la familia considera que la fiscal Virginia Bravo, de la UFI N° 7, se quedó con la hipótesis inicial a raíz de estos dos testigos y tampoco profundizó en la causa. “Nunca tuvo enfrente a los 7 testigos, nunca los citó para declarar. Ella avaló lo que la DDI le dio en las declaraciones”, reclamó Vera.

De acuerdo con el testimonio de la mujer, el día del crimen sus hijos se encontraban durmiendo en su casa y en las acusaciones lo único que coinciden son los nombres y apellidos. Por eso, pide la reconstrucción del hecho porque “no puede ser que tengan presos a chicos inocentes”, finalizó.

Lectores: 444

Envianos tu comentario