Judiciales y Policiales
Declaró ante la fiscal Corfield

La muerte de Lucas Lin: el coordinador dejó mal parados a los directivos del Lincoln

Familiares de Lucas Lin exigieron justicia. (Foto: NOVA)

Marcos Echaniz, el encargado de la colonia del colegio Lincoln de La Plata, donde el 5 de febrero último murió ahogado un niño de 5 años, declaró este jueves que no estaba en el sector de la pileta cuando se ahogó el menor y sostuvo que las autoridades de la entidad escolar quisieron que modificara su versión de los hechos.

Echaniz, imputado del delito de "homicidio culposo" en la causa que investiga la muerte por asfixia por inmersión de Lucas Lin, habló ante la fiscal Cecilia Corfield.

En tanto, este viernes será el turno del guardavidas Martín Argüelles, procesado por el delito de “abandono de persona seguido de muerte”; en tanto la profesora Carolina Muro, imputada del mismo delito, lo hará el 6 de marzo.

"Echaniz comenzó su declaración explicando la dinámica de la colonia y las actividades que desarrollaba, para luego asegurar que él no estaba en la pileta cuando murió Lucas. Dijo que a él le avisó Carolina Muro lo que pasaba", explicó una fuente cercana a la investigación.

El encargado de la colonia dijo que Muro "me avisó que un nene 'había tragado agua' y cuando fui a la pileta ya lo habían sacado y le estaban haciendo RCP".

La fuente agregó que el encargado "también contó que las autoridades del Colegio Lincoln quisieron que modificara su versión, según él por una cuestión del seguro, y que dijera que estaba en la pileta al momento del hecho". Echaniz aseguró que "trabajaba hace años con Muro y Argüelles, pero que no era su responsabilidad controlar lo que hacen los guardavidas".

Y agregó que "al momento del hecho, en ese horario, los 17 niños debían haber salido de la pileta y estar merendando". Echaniz cuestionó, también, a las autoridades del Colegio Lincoln al recordar que tras la muerte de Lin, sin tener en cuenta el shock emocional en que estaban todos en la colonia, pretendieron que ésta siguiera trabajando y recibiendo niños con normalidad. Y recordó que se negaron a hacerlo.

La pileta en la que murió Lucas mide 27 metros de largo, 12 metros de ancho y, en su parte baja, 94 centímetros. La punta más honda tiene 2,26 metros. En el lugar no hay cámaras de monitoreo y, si bien cuando llegó la fiscal Cecilia Corfield "había colocada una soga para indicar el lugar de la pileta a partir del cual cambiaba la profundidad, varios testigos aseguraron que no había ninguna soga puesta cuando murió el nene".

El 5 de febrero pasado, Lucas Lin y un grupo de compañeros del Colegio Lincoln de La Plata, al que asistía, concurrieron a la colonia de la institución, situada en las calles 518 y 137, en las afueras de la capital provincial. Por causas que se investigan, el pequeño murió ahogado en una pileta de grandes dimensiones.

Lectores: 333

Envianos tu comentario