Información General
En el olvido

El Retiro, literalmente uno de los barrios más abandonados del oeste platense

  • Quejas por el estado del barrio El Retiro. (Foto: NOVA)
    Foto 1 de 3
  • Quejas por el estado del barrio El Retiro. (Foto: NOVA)
    Foto 2 de 3
  • Quejas por el estado del barrio El Retiro. (Foto: NOVA)
    Foto 3 de 3

Por Isaac Quispe Rojas, de la redacción de NOVA

Parece que las autoridades municipales se empeñan en hacerle valer el nombre al barrio El Retiro y lo mantienen en el más absoluto de los abandonados: sin recolección de basura, sin alumbrado público y sin limpieza del arroyo. Pese a los constantes reclamos, el delegado municipal de la localidad de Lisandro Olmos, Mario Mori nunca da respuestas ni les presta atención.

En medio del barrio cruza el arroyo Pérez que conserva una suciedad, que sería peor si no fuera porque cada tanto lo limpian los vecinos y un grupo de niños de Explorer Acuático que, sin ropa ni herramientas adecuadas, se arriesgan por la mejora del lugar donde viven.

“Como vivimos en una villa, piensan que no somos gente”, le dice  a NOVA Elsa, referente del comedor comunitario “El Charquito” ubicado en el barrio que va de 163 a 167 y de 50 a 52. “Por la dirección nos discriminan, pero para las elecciones los ves a todos los candidatos y luego desaparecen”, se queja la vecina.

Uno de los graves problemas del barrio es que colinda con una chanchería, cuyos dueños nunca mantienen la limpieza de sus terrenos, lo que provoca la proliferación de ratas. “El olor nauseabundo proviene de ahí, es insoportable y en verano no se puede comer”, se queja uno de los vecinos tapándose la nariz.

La chanchería es un nido de ratas señalan los habitantes de la zona, quienes piden que las autoridades sanitarias exijan a los dueños la limpieza de la granja, ya que temen un brote de hantavirus, tal como ocurrió en 2005 cuando una nena de 11 años murió por causa de esa enfermedad letal.

Cuando los vecinos piden a la delegación cebo para ratas, Mori les dice que no les puede llevar, que vayan a buscarlo, pero cuando ellos van, nunca se les entrega. Según el folleto del municipio, el camión recolector debería pasar por El Retiro los martes, jueves y sábado, pero ello nunca se cumple, por lo que no les queda otra que acumular y quemar la basura.

En medio de las quejas, se suma una mujer embarazada con una boleta en la mano y protesta porque paga una “Contribución por Alumbrado” de 60 pesos cada dos meses. Lo paradójico es que en las calles no se ve ni un poste de luz. “En la noche es todo oscuro, no se puede caminar”.

A fuerza de empuje, en el centro comunitario donde asisten unos 30 chicos para tomar la copa de leche, los vecinos también montaron una escuela de alfabetización de jóvenes y adultos mayores. Lamentablemente, hace seis meses rompieron la pared de la cocina y se robaron la garrafa.

Algo más trágico ocurrió hace cinco meses atrás cuando incendiaron tres casas que quedaron totalmente incineradas, relata Elsa que tiene seis hernias y está en lista de espera para operarse, y mirando a los niños que toman la merienda dice: “Yo soy una luchadora”.

Lectores: 381

Envianos tu comentario