Perfiles Urbanos
Entre el volante y el lápiz

Juan Palavecino, el platense que mezcla sus dos pasiones: el taxi y la escritura

  • Juan Carlos Palavecino cumplió su sueño y editó su libro “Si así no lo hiciereis, Dios y la Patria os lo demanden”. (Foto: Ximena González - NOVA)
    Foto 1 de 3
  • Juan Carlos Palavecino cumplió su sueño y editó su libro “Si así no lo hiciereis, Dios y la Patria os lo demanden”. (Foto: Ximena González - NOVA)
    Foto 2 de 3
  • Juan Carlos Palavecino cumplió su sueño y editó su libro “Si así no lo hiciereis, Dios y la Patria os lo demanden”. (Foto: Ximena González - NOVA)
    Foto 3 de 3

Juan Carlos Palavecino es un vecino de la ciudad de La Plata que todos los días se sube al taxi para trabajar, pero no deja de lado otra de sus pasiones: la escritura. Hace unos años cumplió su sueño y en 2010 editó su primer libro “Si así no lo hiciereis, Dios y la Patria os lo demanden”, un ensayo político en el que analiza la democracia de nuestro país.

En diálogo con NOVA, destacó que es “una investigación sobre el sistema político argentino, que me llevó más de 10 años y descubrí cosas muy interesantes. Nosotros tenemos un modelo de República, como es un tema muy delicado, hay que tener una precisión. De política se habla mucho, pero es mucho ruido y pocas nueces, porque de todo lo que se habla, no se soluciona nada”.

En su argumento, Palavecino pone de ejemplo el sistema de Suiza, con críticas a la democracia occidental y afirmando que lo mejor para una nación es la democracia directa o semi directa: “En datos del 2006, tenía 241 mil millones de dólares de PBI, que en territorio es más chico que Jujuy y está inserto en el medio de Europa, no tiene salida al mar y no tiene la riqueza que tiene Argentina”.

El taxista escritor le explicó a NOVA que, la democracia directa se basa en el sistema “donde la sociedad participa directamente por medio de Asambleas decisorias, como se manejó por ejemplo la gente del campo y de Gualeguaychú, cuyos delegados son simples mandatarios de los acuerdos colectivos que no tienen poder de decisión, esa es la gran diferencia”.

El libro es un proceso largo, que le llevó más de diez años y terminó siendo una más de las facetas de Palavecino que, además de la literatura, también es músico desde hace más de 35 años y toca varios instrumentos. “Si tengo que decir el por qué, solo Dios sabe”, expresó sobre cómo surgió la idea de publicar un libro, aunque confirmó que el contacto con los pasajeros fue lo que lo impulsó, como cuando tuvo de pasajero a Raúl Urtizberea, el famoso periodista.

Sobre el transcurso destacó que “lo escribí todo arriba del taxi, iba con un borrador y no tenía ni computadora. Un amigo de un ciber me lo pasaba en limpio y ahí iba sumando hasta que lo pude pasar a Internet por medio de otro amigo que tiene un taller de diseño gráfico, que fue compañero mío del servicio militar. Entonces, él me dio el formato, lo preparó todo y después se mandó a imprimir”.

Palavecino recalcó que Dei Genitrix, una editorial sin fines de lucro creada por Atilio Milanta, un profesor de Derecho de 92 años que ya está jubilado y fue Ciudadano Ilustre de La Plata, fue quien le dio la oportunidad de cumplir su sueño: "Lo admiro, porque si cualquiera quiere editar un libro y no es políticamente conveniente, no lo editan. De todas las editoriales, a mí me pasó y a mucha gente también, me rechazaban el texto".

En estos últimos años, le envió el libro a la gobernadora María Eugenia Vidal, al presidente Mauricio Macri y por último movió los hilos para que llegue a manos del Papa Francisco en el Vaticano: “Por medio de la obra me van a conocer, aunque no esté más”, sentenció Palavecino y concluyó que “el taxi solo se abandona por una cuestión física”.

Lectores: 287

Envianos tu comentario