Opinión
La pequeña elite

Matemáticas y poder

María del Carmen Taborcía, abogada y escritora.

Por María del Carmen Taborcía (*), especial para NOVA

“Hay una pequeña élite que tiene el poder. Y lo tiene porque sabe matemáticas y tú no”.Esto dijo el profesor de matemáticas de la Universidad de Berkeley, Edward Frenkel, quien es uno de los mayores divulgadores de su disciplina.

En su libro "Amor y Matemáticas" explica que “hay un mundo secreto ahí fuera. Un universo oculto, paralelo, de belleza y elegancia, intrincadamente conectado con el nuestro. Es el mundo de las matemáticas. Y a la mayoría de nosotros nos resulta invisible”.

El término matemáticas emana del latín “mathematicalis”, y este del griego “mathema”, que puede traducirse como “estudio de un tema”. Matemática es la ciencia del conocimiento, del aprendizaje. Las matemáticas trabajan con números, símbolos, figuras geométricas, etc.

Como muestra Frenkel en su obra: hay muchas áreas de las matemáticas que no se basan en los números. Por ejemplo, está la geometría, que estudia las formas en todas las dimensiones; está el estudio de la simetría, que tiene aplicaciones en muchas áreas de la ciencia, desde la ingeniería a la física cuántica. Está también el estudio del infinito. Piensa que todo número es finito, así que el infinito es por fuerza algo completamente distinto. Las matemáticas son un camino de acercarse al infinito. Y esa es su belleza.

Cuando expresa que sin matemáticas no hay libertad quiere decir que si somos unos ignorantes de las matemáticas no podemos ser libres, porque entonces estamos dando el poder a una pequeña élite, que es la que conoce y usa las matemáticas. Y las consecuencias de esto pueden ser perjudiciales. Las matemáticas son muy poderosas, pero ese poder puede no usarse para el bien, sino para el mal.

En la crisis económica global, por ejemplo, la élite usó modelos matemáticos inadecuados para generar enormes beneficios engañado al resto de la gente (y a veces también a ellos mismos).

La mayoría de las matemáticas que se estudian hoy en día en nuestras escuelas tienen más de 1.000 años. Por ejemplo, la fórmula para solucionar las ecuaciones de segundo grado estaba en un libro de al-Khwarizmi que se publicó en el año 830, y Euclides sentó las bases de su geometría en el año 300 a.C, hace 2.300 años. Si el mismo lapso de tiempo se diera en física o biología hoy no sabríamos nada del Sistema Solar, el átomo o el ADN.

Si somos unos ignorantes de las matemáticas, estamos a merced de la manipulación. Así se cambian “a gusto y piacere” de los políticos de turno las estadísticas económicas como el IPC –Índice de Precios del Consumidor-, el PBI, el índice de pobreza, etc.

Tenemos que ser conscientes de las consecuencias que tiene nuestra ignorancia de las matemáticas.

(*) Abogada y escritora

Lectores: 480

Envianos tu comentario