Panorama Político de La Plata
El escenario político

La crisis del agua: los vecinos platenses a merced de un servicio pésimo

La empresa ABSA hace lo que quiere. Reparte bidones en vez de brindar agua de buena calidad e invertir en infraestructura. (Ilustración: NOVA)

En pleno auge del período estival y cuando a juzgar por la cantidad de vehículos y transeúntes que se ven en las calles la mayor parte de la población decidió quedarse en la ciudad o emprender las denominadas “micro-vacaciones” –escapadas de algunos pares de días a distintos puntos turísticos- el eterno problema de los servicios tercerizados asoma una vez más como una problemática a resolver.

Y en ese aspecto, a medida en que los episodios estrictamente políticos van perdiendo lugar en la agenda, ganan espacio los reclamos de orden ciudadano por la acostumbrada deficiencia de las empresas en cuestión como lo son ABSA o EDELAP –energía eléctrica-.

En estos tiempos de elevadas temperaturas, el caso del agua es una prueba cabal de ello. En distintos puntos de la ciudad –sobre todo en barrios periféricos- los vecinos siguen sufriendo la escasez de este recurso indispensable para el desarrollo cotidiano de la vida.

En la localidad de Hernández, en el oeste platense, la sequía se extiende por distintos barrios. Los vecinos se quejan por la baja presión o directamente la ausencia del preciado líquido en sus griferías. A pesar de las quejas y reclamos, las soluciones no aparecen.

En los Hornos, una de las delegaciones más pobladas, algunas barriadas están sin agua desde hace al menos dos semanas. Es el caso  del barrio de 60 y 143 y sus alrededores, donde la municipalidad instrumentó un operativo de provisión del recurso hídrico poniendo a disposición de los damnificados 2 mil litros y medio centenar de bidones diarios: paliativos para un problema de fondo.

ABSA anunció que le llevaría por lo menos un mes mas abrir nuevas perforaciones en puntos estratégicos como la esquinas de 62 y 146 o 58 y 143. Pero la paciencia de los habitantes hornenses se está acabando y el estado municipal – además de suplir con sus recursos las falencias de la firma- intervino anunciando una audiencia conciliatoria en la que participarían los delegados comunales, voceros principales de los vecinos.

En Gonnet, el primero de los barrios “coquetos” al norte del casco urbano de la ciudad, el problema viene de vieja data. Ya el año pasado, con intervenciones políticas mediante que tuvieron eco en el Concejo Deliberante, el consumo de agua en malas condiciones se presentó como un karma y para variar, la respuesta de ABSA no fue la esperada.

El agua no potable por alto contenido de cloruro y sodio (con niveles límites recomendables de 1500 y reales en las canillas de casi 4000) era común en los hogares de Villa Castells y por eso los damnificados convocaron a funcionarios locales, provinciales y de la propia firma, pero el mes de octubre pasó y la falta de respuesta en varias ocasiones fue moneda corriente hasta que el problema comenzó se solucionó a medias con la provisión de bidones hacia fines de año.

Los cortes sufridos por los vecinos dejó en evidencia la falta de planificación de inversiones en la red de distribución de agua potable, junto con la desidia del gobierno municipal a cargo del intendente Julio Garro –y antes Pablo Bruera- que no ejerció su rol de contralor garantizando que se cumpla con lo establecido en los distintos contratos o convenios.

En 2010, la administración comunal impulsó el nuevo Código de Ordenamiento Urbano (COU), -luego aprobado por el Concejo- sin realizar ningún análisis de factibilidad ni plan de obra para la empresa prestadora de servicio. La gestión cambió hace poco más de un año pero los problemas persisten.

Toman nota y piden “Emergencia”

En ese marco, y ante el colapso de las redes, en las últimas semanas la clase dirigente local se hizo eco de los reclamos. Desde el GEN, el edil Gastón Crespo, activo al pedir soluciones para los vecinos, le solicitó al Departamento Ejecutivo que decrete la Emergencia en el servicio de agua potable y “tome las medidas necesarias tanto para mejorar las condiciones de distribución como para establecer las obligaciones y sanciones que le corresponden a la empresa”.

Desde la cámara de Diputados también hubo reacciones. La diputada (FPV-PJ) Valeria Amendolara exigió resarcimientos económicos y la eximición del pago del servicio –boletas que desde hace un tiempo son mensuales y sufrieron fuertes incrementos- para los usuarios afectados con cortes en sus hogares. 

También se anotó en la lista de dirigentes que piden respuestas el vicepresidente del Concejo, el  por ahora massista Javier García, quien en pleno letargo legislativo presentó un proyecto de resolución para que la empresa EDELAP les de un resarcimiento económico a los usuarios que sufrieron la falta de suministro eléctrico y los cortes programados, una constante de las últimas semanas.

Una buena

Desde el punto de vista de las “compensaciones”, la comuna informó que durante el mes de enero la tarifa del Estacionamiento Medido (EM) se abonará solamente hasta las 14 horas –antes era hasta las 20-. De 8 a 10 se pagarán 4,50 pesos, mientras que desde las 10 correrá el horario pico, por lo cual el monto por hora estacionada asciende a 6 pesos.

Recalculando

En materia de gestión, la administración de Cambiemos vive días de “stand by” por el período estival y los ecos por los reacomodamientos en puestos claves del Gabinete municipal (como la secretaría de Seguridad, unificada con Justicia, donde Darío Ganduglia reemplazó a Daniel Piqué y en Control Urbano, reestructuración mediante)  se fueron disipando a la espera de novedades que no tardarán en llegar.

Lectores: 1788

Envianos tu comentario